Monstruos que retozan en este sitio:

sábado, 30 de julio de 2011

Caníbal


No me gusta la palabra caníbal, no me gustaría que alguien me tildara de "caníbal" me suena a andar en bolas y con un hueso atravesado en la nariz.
Nada más lejano a lo que soy.
He evolucionado, conservo de mis antecesores su sabiduría, su condición innata por proteger la especie y preservarla. Me desplazo con el tiempo, no me quedo anclado en tradiciones que no tienen lógica, no me verás correr en cueros por medio del monte con la flecha envenenada y el arco tenso. Tengo los pies delicados, demasiado acostumbrados a las Adidas. Mi piel no soportaría el calor o el frío, uso cremas nutritivas y remeras de algodón. Llevo chaqueta simil cuero y vaqueros de marcas conocidas. Mi piel oscura no está ajada y las uñas están perfectamente esculpidas. Disto mucho de mis antecesores y es por eso que la palabra caníbal me suena a estirpe desaparecida o a esquizoide traumatizado. Prefiero el termino antropófago. Suena a actual. A persona que decide una línea de vida y la lleva a cabo sin caer en el sadismo y mucho menos en actitudes bestializadas o primitivas.
Si considero que tienes los tips necesarios para formar parte de mi dieta (léase estar bien nutrida, no fumar ni consumir sustancias prohibidas, haber tomado aunque sea una vez en los últimos 5 años, ácido fólico y vitaminas E, B y C) seguramente te seduciré, trataré de que caigas bajo los efectos hipnotizantes de mis ojos negros y mi sonrisa de dientes perfectamente cuidados.
Te hablaré de amor si intuyo que sos una niña adorablemente enamoradiza, o de El Origen de la Tragedia si veo que sos del tipo Nietzscheriana. Te invitaré a tomar un café en mi departamento o un whisky en la terraza. Cuando no lo esperes, el somnífero depositado en lo que estés bebiendo surtirá su efecto y por un tiempo razonable... serás mía.
Pero no temas, sólo tomaré lo que necesito, no soy un sexopata ni un maníaco depravado.
Te mantendré con un suero y tomaré precauciones con algunos antibióticos para evitar alguna infección. El tiempo que dure estarás dormida y no sufrirás... ¡no soy un sicótico!
Me alimento como el resto de los mortales lo hace: arroz, fideos, papas, batatas, acelga, lechuga, frutas, tengo una dieta variada y rica en proteínas y vitaminas, eso sí, la carne que consumo es humana, que como mis antecesores me enseñaron, no sólo me provee de nutrientes, sino de la esencia que el alma deposita en el cuerpo. Tus sueños y vivencias por un tiempo corto también se interpondrán en mis pensamientos.
Luego te dejaré ir, ¡no soy un asesino, valoro la vida!
Si sos diestra comeré tu brazo izquierdo y si practicas algún deporte trataré de no consumir alguna de tus piernas. Si aun no has tenido hijos, me privaré del exquisito manjar de alguna de tus mamas (es que verdaderamente son exquisitas, nunca probé carne más tierna). Como verás, no soy un hombre dañino.
Ahora si, veo en tu rostro la mezcla de horror con asombro e incredulidad propia de las presas que ya son parte del efecto somnífero de las pastillas inoculadas a escondidas.
Duerme, niña. No se tu nombre, nunca los averiguo.
No creo que sea adecuado empatizar con la comida.

Mi tierna lectora o lector: no te horrorices ni te sonrías incrédulo, nunca te sientas seguro detrás de tu computadora, algún día podría aparecer como un nombre en tu facebook y seguramente ¡veré la forma de conquistarte!

15 comentarios:

La Zarzamora dijo...

Si es que no nos podemos fiar de nadie... tan aseadito, y bien puesto él.
Pero qué maniático!!! A mí seguro que no me podría ni comer...Sonrío.
Besos, Escarcha.
Un excelente relato.

Patricia Nasello dijo...

Grande, Escarcha!!!!!
Sé que alguna vez vez diré, para darme corte, soy amiga de la autora de Caníbal.
Enhorabuena por este texto querida amiga.

Un beso grandote

Bee Borjas dijo...

Guauuuuuuuu!!! Este texto es una obra maestra! Hacía mucho que no experimentaba esa sensación de espanto y horror como cuando leí "Psicópata Americano"
Es saber que cualquiera puede esconder un monstruo detrás de una fachada encantadora!
GENIA! MAESTRA!
Besos brujos, reina!
P/D:
Con tu permiso, Diana!!!
Mensaje para MISS BITTERSWEET:
Te sigo leyendo siempre amiga!
Blogger no permite comentarte ni siquiera como "anónima"
Si tenés Facebook buscame, a Patri Nasello la comento por ahí!
Un beso enorme, Miss!!!

Miss Bittersweet dijo...

Podría soportar que me comieran un brazo, pero que me robaran mis sueños y mis preciados recuerdos... eso me destruiría por completo. Me andaré con ojo con mis amigos del facebook jaja. Me enamora tu forma de describir, escarcha, nunca me cansaré de decírtelo!Un gran beso!
P.D: muchas gracias por comentar mis escritos y por transmitirme el mensaje de Bee! Con lo despistada que soy, no lo habría leído jeje Gracias! :)

la MaLquEridA dijo...

Eso me asusta, en este momento estoy sola y he volteado buscando que no haya nadie detrás mio.


Saludos snif.

Gala(tea) dijo...

Desde luego, es cierto que no nos podemos fiar de nadie...lo cual me llena de tristeza, esa desconfianza que hemos ido creando porque la gente cobarte, mala, canibal o psicópata se esconde tras un seudónimo para conquistar la presa... de aquellas personas que confiadas entregan su corazón a espuertas...

Escarcha, una vez mas das en el clavo con esta tu redacción...

He de decir en mi favor, que aunque soy confiada, me protejo demasiado... tal vez no lo soy tanto... Este canibal si osara darse conmigo un atracón... le causaria una buena indigestión... que se lo vaya pensando...
El que avisa no es traidor..(jejeje)

Un besazo...

MORGANA dijo...

Me recordó la película"American Physcho"
Muy bueno Escarcha,aunque creo que si devorases parte de mi cuerpo morirías en segundos...je,je,je.
Besazos reina.

Shorby dijo...

Qué me gusta un caníbal a mí! =)

carlos de la parra dijo...

Como un Hannibal Lecter refinado y mejorado en sus sentimientos se apareció ante mi vista, para mi fortuna como lector de relatos , ésta simpática historia del género dietético, lo cual apela a mis aficiones gourmets.
Bravo, caníbal de la vida, disfruta todo lo que pueda nutirte.

escarcha dijo...

MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR CANIBAL, AMIGOS!!!

MIMOSA dijo...

BESTIAL!!!! Se vende bien el tipo!!
¡Qué pena che!!! Me vuelven loca los hombres de ojos negros!!!
Quizás ya esté pululando por mi computadora,je,je,je, es que anda medio cabra, cada vez que la enciendo parece el día de la marmota, estamos a 5 de julio de 2005, ¡no sé que le ha dado con ese día! Bueno, esta vez aviso, tengo que volver a mandar el Pc al hospitality, aprovecharé que me voy de viaje.
Por si no vuelvo hasta después de las "vacas".....MUCHOS BESOS!!!!!!!!!!!!!!!

escarcha dijo...

me abandonas de nuevo?
:-(
que disfrutes tu viaje amigaa!!!
:D

Ana Galindo dijo...

este relato es especialmente inquietante, porque además el caníbal, no sólo se justifica, sino que pareciera un terrible encantador de serpientes y eso, amiga, lo convierte en indestructible.

Besos preciosa. Es fantástico

Renate Mörder dijo...

jajaja, el final está buenísimo.
Muy bueno Diana, me hizo pensar en el Doctor Lecter.
Besos

Carlobito dijo...

Me re-encantó, muy buena la forma de explicar su realidad, de defenderse... la verdad y el bien son tan subjetivos, cada persona tiene su propio código moral... y los psicópatas generalmente son muy inteligentes, eso asusta mucho.

Un abrazo y un aullido querida amiga.

Related Posts with Thumbnails