Monstruos que retozan en este sitio:

martes, 16 de agosto de 2011

Cándida

Escarcha reptó por debajo de la puerta de madera carcomida por el tiempo, rodeó las fisuras de tierra reseca y muerta, trepó por la pata de la cama y abrazándola desde los pies, subió por su cuerpo hasta estrecharse en el pecho de la anciana que descansaba, respirando con dificultad.
-Cándida- la despertó con suavidad- Cándida, dame una historia.
-Escarcha, se me seca el alma, me estás devorando desde las entrañas, no me pidas más.
-Cándida- ordenó levantándose en sus patas traseras, clavando las pezuñas en la cadera de la mujer- ¡Cándida, dame una historia!
La mujer vieja la observó un momento con los ojos blanquecinos y estiró la mano para abrir un pequeño ropero viejo y podrido que descansaba a su lado.
-Cuéntales de Jazmin- le dijo mostrando un esqueleto.
-No sé quien es Jazmín, cuéntame tu.
-Jazmín era mi loba, la crié de pequeña, cuando su madre su fue y no regresó. Le dí leche de mi propio cuerpo y la amé como a la hija que tuve por un escaso tiempo, que la muerte se llevó y que enterré bajo mis sábanas.- comenzó la historia, levantando la tela raída y mostrando unos huesitos secos que descansaban junto a ella.
-Al cuarto año se fue al bosque y regresó preñada y cambiada. No me dejaba acercarme. Me gruñía si quería tocarla y tenía que dejarle la comida en la puerta de la casucha que le había armado, sin que me permitiera un paso más. Tuvo su cría. Tres hermosos cachorros negros a los que devoró esa misma tarde. Jazmín se hizo hosca. Retraída.
El primer día de su huida regresó con una herida en su pata derecha, la que lamía cada tanto. Le puse compresas de hiervas para que no se le infectara y me dejó vendarla. Pensé que sería pasajero. Pero no mejoraba, Jazmín se apagaba.
Las noches de luna llena se escapaba hasta el bosque y regresaba un tiempo después, a veces preñada. Nunca dejó que sus crías sobrevivieran, durante la primera hora, sin piedad los devoraba o simplemente los mataba y dejaba cerca, para observarlos mientras aullaba.
Cierta noche decidí seguirla.
Jazmín, en las noches de luna llena, se transformaba en mujer.
Me impactó tanto su metamorfosis que no me fue posible retroceder impávida. Me acerque y la abracé sin importarme su reacción. La sentí tan indefensa y terriblemente triste que me importó poco si me destrozaba a dentelladas.
Cuando Jazmín se sobrepuso de un llanto largo e indomable, me abrazó para luego contarme, que aquella primera noche, cuando se perdió en el bosque jugando, un cazador la encontró y la mordió. Desde aquella vez, cada luna llena, está maldita. Su espíritu libre se pierde entre los rojos amaneceres y por unos días se enclaustra en el cuerpo de una humana hembra. Casi siempre es violada por los hombres y cuando esto sucede y queda preñada, no se permite conservar las crías por temor a que aquellos, en las noches de la luna maldita, se conviertan en hombres.
Jazmín vivió conmigo unos años más, hasta que cansada de su condena, se mató.
Dejó de alimentarse y el alma se le perdió por entre las venas dulces de los árboles. Se fue en paz, dejándome otro hueco vacío por llenar con hojarascas negras.- Cándida respiró con dificultad y luego de un suspiro pequeño, dejó de respirar.
Escarcha se asomó por sobre su pecho y la besó en la boca, larga y tiernamente, regresándola a la vida.
-Aun no Cándida, aun no puedes irte, regresaré alguna otra noche por otro pedazo de tu silencio, de tu latir, de tu esencia que es la mía- y abriendo las alas negras voló- ¡hasta pronto, vieja amiga!

24 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

E X C E L E N T E!!!!!!!!!

Te has hecho esperar pero ha valido la pena.

Amiga, coordino un tallercito literario muy humilde, me permitirías leer este cuento en el taller?
Si es así, te pido me envíes una foto tuya y las palabras con que desees ser presentada.

Beso grandísimo.

escarcha dijo...

PATRICIAAAA!!! SERÍA UN HONOR PARA MI!!!
ya me contacto con vos vía face!

Patricia Nasello dijo...

Me alegra que te agrade la propuesta.
Otro beso

Bee Borjas dijo...

No tengo palabras, Diana. Sencillamente MAGNíFICO. Este texto tiene un nivel superior. Sin dudas se distingue. Lograste un relato sensible, profundo. Manipulaste la historia con maestría y con tu talento infinito.
Gracias por regalarme -en medio de un torbellino de trabajo y rutina- un maravillosos instante de cielo.
Besos brujos, linda mujer!

MORGANA dijo...

Escarcha,me has emocionado tanto que no me salen las palabras,me has hecho llorar.Hay partes de la historia,por no decirte toda ,en la que me veo totalmente reflejada.
Pero no me hagas mucho caso,volveré a sonreír.
Mi abrazo de amor.

escarcha dijo...

gracias Bee!!! me alegra mucho que te gustara el cuento y que te diera un descanso en tu rutina!
besos amiga.

MORGANA, vuelve a sonreir mi niña, por favor!
un beso inmenso

Malena dijo...

Siempre me siento un poco lobezna en noches de luna llena, así q este relato mi querida Di, en boca de Cándida me viene q ni pintado, sobre todo pq estas noches hay una luna mágica q invita a hacer loKuras... No te asombres si te llega la noticia de q me desprendí de mi piel de loba y me sumergí en ese mar q tanto amo, para buscar donde hincar mis colmillos...

Beso enorme!

escarcha dijo...

MALENA!!! que feliz soy cuando atraviesas el umbral y te sientas a mi lado, en el hogar de escarcha, para compartir estos cuentos!

Claudio Ariño dijo...

Me sorprendió, como siempre.
Besos.

Gala(tea) dijo...

Escarcha cielo,tienes un don especial para contar historias...
Esta, concretamente y muy a pesar que intervienen lobas,u otros seres siniestros capaces de devorarte en un instante, es, una historia bella... de amor y resignación... de sufrimiento y condena.

Escarcha cielo... me encantas.

Besos mil.

escarcha dijo...

Claudio, gracias por comentar!

GALATEA, que alegría que te guste el texto amiga!!!
un abrazo grande

Miss Bittersweet dijo...

Qué hermoso escarcha... de ahí tomas tu tremenda imaginación? De la esencia de Cándida? :) Me ha gustado mucho, me compadezco de la pobre loba... Un besote.

escarcha dijo...

Cándida es mi musa! gracias por comentar amiga.
un beso Miss!

Shorby dijo...

Ooooooh, me ha gustado mucho, me ha resultado hasta tierno =)
Y me encantó el nombre de la loba! Muy original.

Besotess

la MaLquEridA dijo...

Una historia para contar en las noches cuando se va la luz, muy buena.


Saludos.

escarcha dijo...

Gracias Shorby, un abrazo!!!!!

Malquerida! gracias por leer mujer!

chalyvera@gmail.com dijo...

En toda mujer hay una loba que devora sus pecados y en todo hombre existe el cazador que busca presas en la noche en el bosque sombrio.


Besos

Neogeminis dijo...

Hola Escarcha, he recorrido tus últimos relatos y no he podido no quedar atrapada en el ambiente misterioso que vas creando en cada uno de ellos, con lenguaje despoblado, natural, sin recovecos forzados.
Me gustó lo que leí.
Seguiré viniendo.
Muchas gracias por pasarte por lo de Lady y dejarme tus palabras.
Saludos desde Rosario.

escarcha dijo...

Chaly, todo hombre tiene un cazador adentro, si!

Neogeminis, gracias por pasar, nos estamos leyendo!!!

Humberto Dib dijo...

Muy buen texto, Escarcha, se lo voy a leer a mi familia, me gustó mucho.
Besos.
HD

Carlobito dijo...

Me gustó mucho el relato, esta vez me estremecí de emoción más que de miedo :)

Un abrazo amiga

La Zarzamora dijo...

Excelente relato Escarcha.
El Hombre es el peor enemigo del hombre.
Y la bestia que llevamos dentro es capaz de aniquilar cualquier inocencia.
Esperemos que aun nos queden alas para volar...

Besos, preciosa.

MIMOSA dijo...

ESTE ME HA ENCANTADO!!!!
Definitivamente esa fusión Escarcha-Cándida es exquisita, y vendrán, vendrán maravillosos cuentos como éste, como todos aquellos que nos has relatado, pues sin ellos, sin ti, me falta algo.
Besos con todo mi cariño, mujer!

peregrino dijo...

Excelente...!!! Me encantó la participación de "Escarcha" da para mucho más (quizá para una novela?) No me explico como no lo vi antes. Tengo dos socias de EXCELENCIA...!!! Abrazo

Related Posts with Thumbnails