Monstruos que retozan en este sitio:

jueves, 11 de noviembre de 2010

En la habitación

En esa pieza la ubicuidad de una mirada le estrujaba los nervios.
En toda la casa, la mujer, podía moverse con total normalidad, salvo allí.
Decidió que era el momento de afrontar un miedo ridículo.
Limpió bien el piso, sacudió las sábanas en desuso, pasó un plumero por los muebles y como último recurso, sintiéndose un tanto paranoica: roció las esquinas con agua bendita. Persignándose cada vez que lo hacía.
El corazón saltaba tan fuerte en el pecho que temió que se soltara y quedará enredado en medio de las costillas y los pulmones.
Escapó del habitáculo. Escapó, y una vez del otro lado de la puerta se quedó contemplándolo.
¿Qué esperaba? ¿Que su miedo tomara forma y la saludara?
Se limpió el sudor que le corría por la frente y tocándose el pecho para calmarse se dirigió al comedor. Se sentó para tomar valor y recuperar la calma.
Esa noche durmió mal. Despertó varias veces y apenas abría los ojos, los cerraba nuevamente presa del pánico. Temía ver algo que la obligara a dejar aquella pieza y no poder dormir nunca más en su casa. Creyó que podría estar perdiendo la cordura. Una persona normal no experimentaba esa clase de fobia sólo un una habitación de la casa.
Segunda noche: dos veces sobresaltada. Juraría que se despertaba con los suspiros de alguien. Lo malo de todo esto era que con la luz del sol, los miedos desaparecían y volvía a sentirse ridícula y perseguida. Tal vez ya era hora de ir buscando un sicólogo.
Tercera noche: había dormido tranquila, sin despertares bruscos. ¡Tal vez lo estaba consiguiendo!
Cuarta noche: el amanecer la descubrió con una sonrisa. ¡Si! el miedo había sido derrotado. Lo imaginó bajando por las escaleras de su departamento con la cabeza gacha y vencido. Esa mañana se fue al trabajo con el rostro iluminado, sin ojeras ni cansancios. Triunfante.
Quinta noche, tres de la madrugada: todos en el pequeño edificio escucharon el grito. Fue tan desgarrador que varios hombres dudaron en salir a ver que pasaba. Las mujeres quedaron agazapadas en las sábanas de las camas, con las lágrimas pesadas y gruesas surcando los rostros. El alarido había hecho trizas a Morfeo y eviscerado al silencio.
Varios vecinos se congregaron en la puerta de donde provenían los gritos y la golpearon queriendo tirarla.
Antes de que esto pasara, se abrió y huyó una mujer de cara pálida y alterada. Alguien logro pararla en el corredor. La sujetaban para que no siguiera corriendo como una sicótica. Estaba descompuesta, vomitaba, lloraba, gritaba y se arañaba la cara dejando marcas paralelas y gruesas líneas rojas.

Quinta noche: dos, cincuenta de la madrugada. Abre los ojos, escucha el suspiro.
¿Y si eso no estaba en el aire? ¿y si las historias de monstruos eran ciertas y eso estaba debajo de la cama? Despacio, muy despacio levantó las sábanas caídas y espió... sólo una mirada le bastó para caer abruptamente en un abismo de delirio.
El alarido rompió la noche y la razón.

19 comentarios:

MORGANA dijo...

Joerrrrrrrrrrrr Escarcha,genial.
Cuando puedas mira,mi última entrada.En mi otro laberinto
Un millón de besos.

Córdoba dijo...

Ays escarcha, qué placer tomarme un poco de tiempo y leer tus últimos cuentos. Veo que la inspiración ya volvió contigo, con una fuerza tremenda. Gracias.

escarcha dijo...

morgana, ya vi tu otro blog, felicidades mujer!!!

escarcha dijo...

cordoba!!! que lindo tenerte de nuevo por aqui!!!!
SALUDOS!!

Torcuato dijo...

Cuanto más miedo tiene uno, más capacidad tiene ese miedo de tomar forma material.
Un beso.

escarcha dijo...

Tu lo has dicho.
he conocido gente que llegó a ver cosas insitados por el miedo.
SALUDOS

Bee Borjas dijo...

Excelente texto Diana!!! Me hiciste revivir un momento de la infancia. Yo tenía alrededor de 10 años. Clase de Dibujo. A la profesora no se le ocurre mejor idea que contar la película que había visto la noche anterior en el cine. "El Exorcista" se llamaba. Te suena? JAJAJA!!! Dorní panza para abajo aferrada a la cama (para que no se moviera) un mes seguido... ESPANTOSO!!! Un beso reina!

escarcha dijo...

JAJAJAJAJAJA
BEE TE JURO QUE TE IMAGINO
JAJAJAJAJAJA
POBRE!!!!
la escena que me impacto muchisimo de esa película es cuando la niña baja las escaleras apoyada en manos y pies, con el pecho hacia arriba... PARECÍA UNA ARAÑA!!!
Sin lugar a dudas una de las mejores películas que ví

monn1n!t4 dijo...

por dios que miedo!! me acorde d euna peli de terror :S

creo que lograste el cometido de yo tambien creer en la historias :S
peor bueno jaja espeor otro texto wiiii

madroca dijo...

Estas empeñada en que no durmamos tranquilos verdad? joooo, a ver quien mira debajo de la cama esta noche,

Jejejeje Re-genial
Un saludo querida amiga

José W. Legaspi dijo...

¡Muy pero muy bueno! Usted nunca decae, querida amiga...
Le mando un abrazo

escarcha dijo...

Monn1n!t4 que bueno tenerte por aqui niña!!!
saludos

escarcha dijo...

MADROCA Y LEGASPI, GENIOS!!!
GRACIAS POR PASAR POR MI BLOG.
UN ABRAZO AMIGOS

MIMOSA dijo...

Me cachis! ¡Con lo que me costó conseguir quedarme dormida con la luz apagada!...Rememoré aquellos tiempos de niña. Muy bueno!!!!¿Qué había? Lo digo para estar prevenida.
BESOS, BESOS Y MAS BESOS

escarcha dijo...

MIMOSA, A QUE LE TEMES MAS???
ESO HABIA!!!

MIMOSA dijo...

Al propio ser humano, pero de esos seguro que no guardo debajo,jajajaja.
Miles de besos y feliz finde, guapa!!

Susana Inés Nicolini dijo...

Pues aqui se queda otra "monstrua" que te sigue desde ahora.
¡Me encantó tu blog!!!!!!!!!!
Te invito a conocer los mios, será un placer verte por alli. :-)
Un abrazo!

Musaraña dijo...

IMPERDONABLE no haberlo visto antes, perdoname.

¿Cómo me voy ahora a la cama? Tengo miedo!!!!!!!!!

Ahora en serio, está muy bien escrito, aunque tengo una pega, y mira que está genial pero...Quizás este relato lo podías haber alargado un poco más, ya que la descripción de cada dia es muy corta pero es solo una opinión...Será que siempre tengo sed de ti..........

¿Como me voy a la cama?

escarcha dijo...

me gusta mucho tu comentario mujer.
te cuento algo, siempre me voy de palabras en los textos, y cuando publico algo en el blog trato de no excederme demasiado para no cansar a la persona que me está leyendo.
Hubo más descripciones en cada día y que decidí suprimir para no hacerlo tan extenso.
Musa me encanta que te fijes en esos detalles y me los comentes, porque eso significa que me lees con detención. MUCHAS GRACIAS!!!

Related Posts with Thumbnails