Monstruos que retozan en este sitio:

martes, 29 de junio de 2010

RESPETARAS MIS CICATRICES (EL FINAL)

8 meses, 3 semanas.
El aire olía distinto. La Yeya se incorporó y lo olfateó.
Hay algo animal en ella que se contrae y se distiende queriendo salir.
Hay algo salvaje, libre, una luz blanca que se aproxima por debajo de las uñas, aprovecha los poros, los huecos, las fisuras, las llagas... ¡está por salir!
La Yeya camina sin titubeos, es como si pudiera hablar con el aire y saber de direcciones. Por ratos se agacha y toca la tierra, la siente, la absorve... y sigue.
Se para frente a los matorrales y sonríe.
Quiere al niño y la visión de sus manitas le hace sacar fuerza de flaquezas.
El cuerpo de la Yeya cae pesadamente al suelo y erguida queda una imagen fulgurante, hay luz y calor, hay una belleza innegable. Esconde el cuerpo que usa ante los hombres y entra, haciendo brotar las ramas secas con sólo rozarlas.


El cuerpo de la Negra Marta, tirado en la tierra, laxo, está a unos 15 mts.
Los niños se esconden abrazados, algunos se tapan los ojitos, otros los oídos.
La negra Marta tiene las piernas abiertas y una forma luminosa, negra y roja, está inclinada sobre ella, con una brazo le aprieta el vientre y con el otro intenta sacar al niño, metiendo la garra por la vagina.
La Yeya no se sorprende, sospechaba que ese demonio existía en aquel corazón muerto, en aquellos ojos rojos, en ese cuerpo que maldecía su maternidad.
Hay sangre en la tierra y el barro que forma le ensucia las piernas.
-¡Negra Marta!- grita el ente que en la cotidianidad de los humanos se hace llamar "Yeya".
Esa imagen siniestra se levanta sin mirarla y alza en alto al crío que llora, lo acerca y coloca la boca como ventosa sobre la carita manchada y succiona.
La Yeya se tira sobre el demonio, intenta tomar al niño pero éste cae pesadamente sobre el cuerpo de la Negra Marta y el ente roñoso que habita en la mujer gorda, se revuelca gritando, hasta que se levanta y ataca.
La furia es colosal.
Cuando se funden en abrazos rabiosos, los truenos resuenan.
Cuando se arrancan retazos de luces, las ranas lloran.
Cuando se muerden los ojos furiosos, el viento se asusta y contiene el aliento.

...

Las plantas apenas se mueven a su paso. Llega y se viste con el cuerpo de la Yeya. Llora y mira al cielo.
Hay 4 niños translúcidos que la acompañan ceremoniosos y uno de ellos carga el ángel del bebito. Todos blancos y puros.
La Yeya les muestra el camino besándoles los rostros y los 5, juntitos, se alejan evaporándose a través de un manzano que al instante da flor.
La Yeya regresa llorando, arrastrando los pies, rasgándose la piel con las espinas, espantando a la noche con sus lamentos.

El cuerpo de la negra Marta aun continua tirado en algún lugar del monte y su demonio de odio, yace a su lado.

Fín

6 comentarios:

Malena dijo...

Y el ángel del averno, vendrá cubierto de sangre y barro.., pidiendo volver a la vida..,
¡Pq incluso él tiene su talón de Aquiles!

Cómo decirte, D, q sacas la parte más demoniaca q hay en mí y eso
me gusta, pq siempre me gustó
formar parte del lado "osKuro",
q to2s tenemos..

Por el lado "osKuro", por Yeya..,
por la conquista de su alma..

Por todo lo q nos haces sentir, a quienes acudimos a tí, hambrientos de sangre, y estelas de fuego..

Arderemos en el infierno!
Q así sea!

Male.

(Perdona x la extensión, pero es q en algunos días.., no voy a poder comentaros y de algún modo he de vencer el deseo de hacerlo..)

Musaraña dijo...

Jo no me lo esperaba....siempre dejas esa sorpresa final que te encoje un poco el alma y te hace querer más...

madroca dijo...

Un nuevo elemento variable que hace que todo el relato dé un brinco como lo dá el corazón a cada párrafo, genial querida amiga

Córdoba dijo...

Gracias amiga. Necesitaba una redención, aunque fuera terrible. La Yeya se lo merece.

Carlos dijo...

VUELVO A REINCIDIR: NO SE PUEDE ESCRIBIR MEJOR! TE ECHARÉ DE MENOS, HASTA SEPTIEMBRE!!

UN FUERTE ABRAZO!

ESTAREMOS EN CONTACTO!

Marie dijo...

Escarcha eres puro talento!!! Tu relato ha sido de lo mejor que he leido.

Related Posts with Thumbnails