Monstruos que retozan en este sitio:

martes, 24 de septiembre de 2013

Cuando la parca se enoja

La revista diginal miNatura 129 publica en su edición dedicada a la Inmortalidad, uno de mis cuentos: Cuando la parca se enoja.
He aquí el texto


Cuando la Parca se enoja
Se le murieron los padres. Se le murió el marido, los cinco hijos. El perro que llevó ni bien quedó sola envejeció hasta quedar sin dientes y cayó muerto una tarde cualquiera. 
Las cucarachas de la casa se murieron de aburridas y ella seguía rehusando aceptar la muerte. Cada vez que la sentía acercarse se paraba con las manos en la cadera, sacando pecho y la increpaba con groserías hasta que la Parca se retiraba amenazando con no volver jamás. Durante tres meses insistió. En la última visita fue recibida con una olla de agua hirviendo que le produjo quemaduras de tercer grado en el parietal derecho y parte de la tercera y cuarta costilla. No regresó jamás.
Luego de unos cuatrocientos años, la mujer, hastiada de tanto día solitario y tanta evolución que le pasaba rozando las caderas anchas, decidió enterrarse.
Le pagó a un niño (que intuye podría ser algún tatara tatara tatara nieto) para que la cubra con tierra y desde ese día espera, ni los gusanos se le acercan. 
Los primeros tiempos se le acalambraban las piernas, ahora ya ni las siente. Los brazos están hinchados y tienen la forma de la madera con la que chocan, cree que la muerte podría estar próxima.
Ya pasaron casi cien años y construyeron una casa sobre ella. Al menos no se aburre escuchando las conversaciones de sus ocupantes y evita dar comentarios desde abajo, porque cada vez que lo hace al poco tiempo huyen aterrorizados.

7 comentarios:

Shorby dijo...

Mi enhorabuena por la publicación =)
Buen cuento!! Me ha gustado la temática, claro y conciso =)

Besotes

Peregrino dijo...

¡Nuevamente felicitaciones por el logro, bien merecido por cierto! Excelente creación Diana, tan buena que hace temer a la eternidad... Abrazo!!!

Bee Borjas dijo...

Diana, con este te luciste! A la merde! Te salió redondo! me mata cuando creás esos personajes femeninos que tienen esa convicción en las tripas. Tanta paero tanta, que son capaces de sacar carpiendo a la misma Parca.
Felicitaciones y bien merecida la publicación! Para que vean todos el talento argentino!
Besos embrujados, morocha linda!

FLOR dijo...

Hola Escarcha , eso si que es hecharle valor a la muerte , y no tener miedo , pero ahora ya que es revieja , ni la muerte viene a por ella , un relato muy bueno me a gustado mucho , sobre todo cuando dices que ahora ella ya no se aburre , por que oye las comversaciones de los nuevos inquilinos , besos de Flor.

chalyvera@gmail.com dijo...

Ahora se quien es la que mete ruido a medianoche y hace aullar a los perros.

un beso

Patricia Nasello dijo...

Ay Dios mío, espero que no sea aquí abajo que está... Por las dudas esta noche me acostaré con tapones en los oídos!!!

Leyendo tu cuento, admirada Escarcha, veo que, como tema, la convocatoria "Inmortalidad" ha sido hecho a tu medida.

Es una dicha llegar a tu casa y encontrarla llena de palabras nuevas.
Un fortìsimo abrazo, amiga

MIMOSA dijo...

Madre mía!!! Hasta a la propia muerte consiguió ahuyentar!!!

¡Qué escalofríos sólo de pensar estar metida en esa caja y saber que no morirás jamás!!¡Tremenda agonía!!

Está genial Diana...sigues sorprendiéndome!!!

Un abrazo grande!!!

Related Posts with Thumbnails