Monstruos que retozan en este sitio:

sábado, 26 de enero de 2013

Adjetivos para un fin.


Mientras esperaba el ómnibus y reflexionaba sobre el tiempo que juega a las escondidas en esa esquina oscura, algo me hizo subir el rostro y observar el edificio en construcción, tal vez fue el tiempo que por huir se iba demasiado lejos.
Allá arriba estaba ella, parada en el borde con los brazos extendidos hacia los costados, dispuesta a salir volando o bajar en picada.
Lo primero fue sobresaltarme, girar en redondo y mirar a los demás. Todos ellos estaban absortos en sus propios juegos de escondite, algunos aturdidos bajo el brebaje de la música en los oídos, otros cansados, apoyados en las paredes con los sentidos cerrados.
¿Cómo es que nadie la veía?
Tan alta, tan en pose, tan en búsqueda de atención.
Parecía dudar o tal vez disfrutar de los segundos que se le amontonaban en la punta de los pies.
No podía verle el rostro pero la imaginaba sonriente y satisfecha, libre y decidida.
El ómnibus llegó y pasó, levantó a los medio muertos y se los llevó a sus casas, me quedé esperando la siguiente tanda de humanoides que llegaron tan ausentes como los anteriores.
¿Cómo es que nadie la veía?
Me sentía emocionada por ella, estaba por destrozar una realidad y buscar nuevas alternativas. ¿Sería prudente subir y preguntarle por su receta para conseguir el éxito?
Quería ser ella: rebelde, revolucionaria. A veces me sentía permisiva, masificada. Cuando el tiempo jugaba a las escondidas me sentaba en mi oficina a teclear obsecuente, perdiendo de vista el horizonte, cubriendo los baches con una pared gris.
Nueva tanda de antropomorfos.
Y ella arriba tan al límite.
¿Cómo es que nadie la veía?
Siento que un pie avanza y se debate entre saltar o simplemente dar ese gran paso.
Me emociona verla allá, tan suicida y desencajada.
Tan madura y asustada. Congelada, aturdida, devastada.
Tan al límite de un yo puedo y al comienzo de un ya no más.
Tan abajo la gente en sus mundos.
Tan solitarios como oxidados.
¿Cómo es que nadie me vio?

6 comentarios:

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Esta pieza -de gran potencia emocional- tiene una apuesta arriesgada en el engaño al lector, Escarcha, porque se resuelve en un final que sorprende, sí, pero también nos desencaja de la lectura previa.

Me han gustado mucho el tono y el ritmo, así como tu elección del lenguaje.

Un abrazo,

Peregrino dijo...

Cuantas veces nos masificamos y pasamos a ser integrantes de esa banda zombie que no nos permite ver la realidad!!! Buen final, excelente construcción!!! Felicitaciones Diana!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.

También aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).

Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

Miguel Ángel R.C.
Responsable de marketing.
miguel@websmultimedia.com
Websmultimedia.com

chalyvera@gmail.com dijo...

Hoy la gente no mira a su rededor, somos extraños en la calle y a veces en el mismo hogar.



Besos

A mi tambien me gustaria volar

Little Moon. dijo...

querida escarcha , un relatomuy bueno la verdad es que me dejaste bastante pensativa , a lo mejor es que era transparente y por eso no la veian , besos de Lm.

Voy a leer el otro relato que tienes publicado vale , chao guapa

Carlobito dijo...

Tarde un poco en recuperarme del efecto del final, y releí el cuento para apreciar los detalles. Estuvo genial.

Besos.

Related Posts with Thumbnails