Monstruos que retozan en este sitio:

martes, 24 de julio de 2012

wachiturra jamás!!



Siete y cuarto de la tarde, la abulia, la rutina, evocan un camino que la está asfixiando.
Una mujer como ella no puede vivir entre tanto decaimiento emocional sin sufrir un brote sicótico en pleno tarde que seguramente será justificado por el accionar de una sociedad decadente que no le ofrece los suficientes altibajos que ella espera.
La desidia la está matando.
Se encierra bajo llave para no escuchar que la nada se pasea sacando pecho y moviendo las caderas.
Vive en una provincia arcaica, ella es una mujer del mañana, necesita de otras cosas para vivir. Recuerda el número telefónico que le diera otra lunática como ella, y decide llamar para tener unas horas de sexo salvaje y pagado. Quiere al menos una noche que rompa con la rutina emblemática que amaga con subyugarla.
A las 9 se perfuma y antes de salir se asombra de su propia calma, está por hacer realidad una de sus fantasías y se desconcierta de ella misma.
Toma la moto y se avienta a la noche y sus frutos prohibidos.
Lo ve una cuadra antes, es como su lunática amiga lo había descripto. Se detiene, intercambian un saludo que ella imagina podría ajustarse al protocolo que dicta la situación.
Cuando llegan al hotel y quedan solos en la habitación, la realidad es otra.
Paga por adelantado cuando lo ve indeciso y hasta tímido. Imagina que podría estar interpretando algún papel. Le aclara que no quiere ser dominatriz y que puede empezar cuanto antes, ¡pero no terminar antes de la hora pagada!
Lo cierto es que no hubo juego previo, ni agitación. No hubo cuerpos sudados como en las películas porno y tampoco miembros viriles que la dejen sin aliento.
Tiene a un treintañero musculoso saltando sobre ella y piensa que si le pega otra vez con el codo en las costillas se dañará el poco resabio de cordura que ha acumulado durante la tarde.
En el mete y saca frenético del hombrecillo puede ver que su orgullo masculino no supera los escasos 8 centímetros, de reojo mira el televisor y los actores que están dándole una paliza de placer a una rubia tetona, le juegan en contra al “machote” que ella tiene encima.
Hace una mueca extraña cada vez que la penetra y los dientes le brillan por la luz negra produciendo el efecto contrario que ella desea de un hombre sensual. Se asegura de no abrir la boca para que sus propios dientes no brillen. Hay una divergencia importante, no tendría que estar pensando en esas cosas, algo no está bien.
-Basta- grita, pero él se apura y asombrada descubre que el hombre a llegado a su clímax.
Se levanta sonriendo de costado. ¿Hay una sonrisa ganadora o la está imaginando?
Saca un paquete de cigarrillos del bolsillo, enciende uno sin siquiera invitarle, lo fuma en tres o cuatro pitadas y se acuesta a su lado, tapándose de la cadera hacia abajo con la sábana blanca.
Marcela ha seguido con la mirada el ritual tratando de entender que está sucediendo.
Siente que le arde la cara.
Afuera se escuchan fuegos artificiales y él se levanta contento, como recordando algo.
-Me voy, están festejando el cumpleaños de la Pachamama, hoy actua Leo Dan- le aclara emocionado mientras se viste presuroso.
Se para antes de abrir la puerta y como la ve aun en la cama, sentada y con la boca abierta, supone que la ha dejado demasiado anonadada como para responder, entonces decide tomar un taxi y se va.
Marcela está a un paso del delírium trémens.
Se levanta y ríe.  Mejor reír que tomar un rifle y terminar en la carcel.
Mejor aceptar la realidad que vivir devanándose los sesos todos los días buscando un cambio que se niega a despertar.
-Provincia de mierda, gente de mierda, la puta que los parió- grita cuando sale del hotel y el chico que le abre el portón la mira de costado temiendo algún desenlace sangriento.
Se le inyectan de sangre los ojos, no quería encontrar gente en su camino, no quería reptar por la miseria humana y ser parte de ella. Marcela es más que eso, pero está a punto de reventar.
-¿qué miras?- le pregunta a los gritos- ¿qué mierda?, ¡la puta que te parió!, ¿qué mierda miras?
Y antes de terminar el cuestionamiento el chico deja el portón y entra corriendo.
No esperaba eso, hubiese querido algún tipo de confrontación, así alegaba ante la justicia que su reacción violenta fue en defensa propia. Pero nada, ni esa noche, ni la noche pasada y suponía que tampoco la siguiente.
-Cuando me encuentren muerta en la plaza libertad quiero que en mi expediente se aclare que  la causa del deceso fue: ABURRIMIENTO EXTREMO- grita, y cuando ve aparecer un musculoso de casi dos metros por el sector de seguridad, arranca y huye a toda velocidad, en la esquina el encontronazo es inevitable, una combi que traslada un grupo musical se atraviesa en su camino, no logra esquivarlos y la moto se ve inevitablemente incrustada en el lateral del vehículo mayor, ella vuela por los aires con la gracia propia del ave fénix. Aterriza unos metros adelante e intenta levantarse pero no puede, a duras penas puede ver cuando los integrantes de la banda musical bajan corriendo para ayudarla, pero con cada contacto de su piel con aquellas manos, gruesas pústulas rojizas aparecen, es ahí cuando ella se da cuenta de quienes son: Noooo- protesta enloquecida y antes de dar su último suspiro los aparta con la mano al grito de- ¡Rollinga siempre, wachiturra jamás!
Y el grupo de músicos adolescentes se hace a un lado a la espera de que alguien que esté a su nivel pueda llegar a tiempo para ayudarla, cosa que en Santiago del Estero, nunca sucede.

14 comentarios:

escarcha dijo...

Una amiga me pidió que escribiera un cuento con ella como protagonista!!!!
y esto fue lo que salió, traté de cambiar algunos datos específicos de mi provincia para que todos pueden comprenderlo!
Gracias por pasar.
Abrazos a todos

Gala dijo...

Estar en el lugar equivocado puede ser una condena peor que la propia prisión.
A veces el destino nos hace nacer en un lugar que no encaja para nada con nuestra personalidad.
El aburrimiento es sólo la consecuencia de una insatisfacción completa. Esencia y lugar no encajan.
Esto es lo que yo llamaria aburrimiento hasta la muerte.

genial tu entrada, tu amiga estará feliz.

Besitos mediterráneos.

MORGANA dijo...

¡¡Morir de aburrimiento!!Es un relato magistral Diana,seguro que tu amiga está encantada.
Besotes

Enmascarado dijo...

Genial relato escarcha, el aburrimiento produce situaciones de todo tipo, y la búsqueda de algo nuevo o algo diferente puede ser peor incluso.
Cualquier cosa hecha por aburrimiento termirá desnaturalizada y menospreciada.
La soledad da estas cosas.

Un abrazo.

Patricia Nasello dijo...

Por citar algunos ejemplos:
Acá me maravillaste: "Se encierra bajo llave para no escuchar que la nada se pasea sacando pecho y moviendo las caderas".
Acá me hiciste Reír (así, con mayúscula): "Tiene a un treintañero musculoso saltando sobre ella y piensa que si le pega otra vez con el codo en las costillas se dañará el poco resabio de cordura que ha acumulado durante la tarde".
Acá me entristeciste (y eso que es un cuento que apunta a la parodia!!) "Y el grupo de músicos adolescentes se hace a un lado a la espera de que alguien que esté a su nivel..."
Has escrito un verdadero sainete criollo, Escarcha. Y lo has hecho como los grandes maestros enseñaron, situado en tu lugar y tiempo.
Aplausos, Reina de Santiago!!!

Shorby dijo...

Pues es muy diferente a lo que sueles escribir, pero me ha gustado mucho =)
Tu amiga estará contenta ;)

Besotes

José Osvaldo Ferrari dijo...

Felicitaciones nuevamente ¡me resultó tan original y ocurrente como la primera vez que lo leí! Muy bueno Diana...!!!

Bee Borjas dijo...

Jajaja!!! No puedo más!!!
Me mataste, Diana! Concuerdo con Patri, te salió un sainete bien criollo y con los Rolling incorporados!!!
Te juro, que estaría de la hostia hacer un corto.
Qué grande, morocha!
Besos embrujados y admirados!

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Un relato hilarante, Diana; profundamente almodovariano.

Suscribo el comentario de Patricia palabra por palabra.

Un abrazo,

la MaLquEridA dijo...

Me pareció muy bueno, no pude evitar sonreír nte la escena, tirada esperando que lleguen otros antes que dejarse auxiliar por esos adolescentes jaja.


Te felicito, de cualquier modo el suspenso que manejas sigue en tus escritos.

Little Moon. dijo...

Hola Escarcha , me a gustado mucho tu relato , la verdad es que no había oido , esa palabra la de wachiturras , como siempre fantastico te deso un feliz fin de semana besos de Lm.

chalyvera@gmail.com dijo...

Solo se aburren los que no saben pensar.


Besos

LA ZARZAMORA dijo...

:)
Tu amiga, genio y figura hasta la sepultura!

Besos.

Carlobito dijo...

jajaja, me sentí identificado con tu amiga... muy bueno el relato, y muy terrorífico también... el aburrimiento puede ser uno de los peores monstruos.

Saludos querida.

Related Posts with Thumbnails