Monstruos que retozan en este sitio:

martes, 10 de enero de 2012

Ella ya no quiere escuchar.

Sabe que la traiciona, que está hablando con alguien sobre ella.
Era un secreto entre ambas, había una pacto de silencio.
Se hacían compañía en las noches perdidas del alma, en las mañanas pesadas de soledad pegajosa.
En murmullos, a los gritos, conversando a través de las paredes, desde abajo de la mesa o detrás de la cama.
Se siente traicionada, intuye que quiere correrla de su vida, el aire le falta cada vez que lo piensa. Se acurruca en un rincón y desarma ovillos de odios, enredándolo por ratos, cortándolo por otros.
Ya no se esconde.
Esa tarde fue acompañada por un familiar y mientras el hombre de ceño fruncido la mira, la madre llora y le cuenta sobre su existencia.
Quieren separarlas y hay algo en el ambiente que la hace sentir rechazada por todos.
Le grita que no los escuche, que sólo desean distanciarlas, que no podría soportar un día sin su presencia y que ella tampoco podría reanudar su vida sin su apoyo auditivo a su espalda.
La mujer se apoya en el hombro de la madre y se tapa los oídos gritando angustiada.
¿Porque no le dijo que le hacía daño?
Se habría ido
¿Lo habría hecho?
Tal vez no.
Le duele saber que su permanencia causa tanta confusión.
Le suscriben unas pastillas, ella comienza a tomarlas y al hacerlo hay un autismo que se apodera del centro de su pecho.
No la escucha, no le contesta, no le importa su presencia.
Es difícil vivir de esa manera, bajo un halo de apatía.
Está tan deprimida que siente que el paso que dará es una opción que no vale la pena meditar.
Toma la soga y la cuelga a través de la rama.
La mira y se despide, llora pero ya no la escucha. Salta. Se asfixia. Lucha. Agoniza.
La voz en la mente de la mujer se ha suicidado.
La mujer lo sabe y se siente en paz con la decisión. 
No acudirá a su entierro.

11 comentarios:

Shorby dijo...

Me encantan los relatos que se componen de frases cortas, claras y concisas.
Me gusta esa forma de narración, suele ser impactante =)

Besotes

peregrino dijo...

¡Que bueno que la que haya decidido suicidarse haya sido la maldita depresión...¡ Viva el triunfo de la vida....!!! Muy bien Escarchasombrosa...!!!!!! Y gracias por compartir mi felicidad...!!! Abrazo virtual...!!!

MORGANA dijo...

Atormentada mente que decidió acabar con su vida...eres genial Escarcha.
Una entrada muy buena.
Besotes.

Patricia Nasello dijo...

Creo querida amiga que este tiempo de introversión le ha venido de maravillas a tus letras. Este cuento es EXTRAORDINARIO!!!!!

Enhorabuena

Besos admirados

Julie dijo...

Muy interesante y triste. Feliz año.

Bee Borjas dijo...

Epa Diana!!! Coincido con Patricia. Me parece que el 2012 te está inspirando de modo fenomenal.
Sabés? Este relato tiene un onda distinta y llamativa.
La forma de narrar es sin duda la tuya, pero tiene pasajes diferentes y geniales. Es como incursionar en aguas nuevas.
Excelente resultado!
Asombrosa, doña Escarcha!
Besos embrujados!

MIMOSA dijo...

Uff chiquilla!!! Como has crecido!!!
Sabemos bien de esa capacidad tuya, innata para desgranar cualquier cosa que te propongas, ....pero llegar hasta el punto de meterte en la mente humana y desde allí dejarnos boquiabiertos!!!!
Tentaste el jugar una vez más con fuego...y nos quemaste a todos!!!
Eres tremenda mujer!!!

Besos......requetebesos!!!!

Little Moon. dijo...

Hola escarcha , me dejas sin palabras la verdad, podria pensar que eso es lo que sienten los depresivos grabes , muy bueno besos de Lm.

Gala dijo...

Un relato genial mi querida Escarcha....
Y es que no hay nada como curarse de una enfermedad como pudiera ser la esquizofrenia...
Escuchar las voces no puede ser nada bueno..

besitos mediterráneos.

Humberto Dib dijo...

Un buen relato, como si lo hubiera escrito una gran conocedora de la mente humana.
Un beso.
HD

LA ZARZAMORA dijo...

Escalofriante escrito, Escarcha.
Esas voces son el cruel destino de muchas mentes.
Besos.

Related Posts with Thumbnails