Monstruos que retozan en este sitio:

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Escarcha y su hija

Escarcha tiene una hija. Su hija cumple 17 años.
Escarcha está feliz.
Escarcha se tienta de besarla y llorar, pero se prohíbe tanta muestra de sensiblería y le escribe una carta:



¿Donde está mi niña chiquita, toda rulitos, toda aventura, llena de movimientos, de berrinches y carcajadas? ¿Dónde está? ¿En que peca del tiempo quedó acurrucada?
No logro encontrar a esa niña de caminar apurado, en esta mujer que tengo en frente.
¿Sos vos?
¿Como lograste crecer sin que el universo se desbordara a tu paso?
No te encuentro, quiero darte la mano y tu manita ya no es más.
No te encuentro, quiero peinar tu cabello ensortijado y esa cabecita ya no es más.
No te encuentro, quiero… y ya no es más.
Una mujer hay parada frente a mi, una adolescente con ínfulas de madurez, una mujercita de ojos vivaces, de risa transparente.
¿Eres la que cabía en mi vientre? ¿Eres la que provocaba mis miedos seguidos de miradas impertérritas? ¡Si! reconozco el brillo de los ojos de mi bebita, en los tuyos también. ¡Si, eres mi niña! El tiempo convierte. El tiempo se divierte con mi incredulidad. Me desafía, se planta ante mis ojos y hace alarde de su capacidad de cambio. La metamorfosis es tan rápida que mis manos no tienen tiempo de acariciar cada esencia de tu niñez porque ya pasaste a las etapas siguientes, jugando con mis deseos de tenerte acurrucada en mi pecho por siempre. ¡Por siempre, mi niñita, por siempre!
Esta soy, Diana Gabriel, ¿me reconoces?
Soy la niña que cambió: el incómodo mundo abyecto por una suave nube violeta, a dos metros sobre el nivel humano, distante de ellos, juntas entre nosotras, lejos de los demás, envueltas en nuestro caparazón.
Tenía una frase cuando eras bebe, que la escribí en un papelito y la puse durante mucho tiempo debajo de tu almohada, ahora te la regalo y quiero que la asegures con grampas en algún lugar seguro de tu alma:
“Juntas, siempre juntas.
En la tierra corriendo descalzas o en el cielo batiendo alas.
Juntas, siempre juntas”
El tic tac canta, tal vez por eso no lo reconocí.
El tic tac ante tu esencia deviene en fragancias cítricas, dibujos, nombres, ambivalencias, locuras andróginas, ambigüedades que saltan y fluyen en tu anacrónica carcajada, en tu forma de ser espontánea y única.
El tic tac no existe.
Ya te encontré, sos la niña y la mujer.
Ya te encontré, son 17 años que suspiraron en mi oído una tarde veraniega, rompiendo moldes preestablecidos y rearmándolos con tu estética rebelde.
Ya te encontré… nunca estuviste fuera de mi.

13 comentarios:

Bee Borjas dijo...

De tal palo tal astilla!!!
A Iván lo veo cada vez que vengo al blog, pero a esta señorita no la conocía.
Te felicito, amiga! Es una mujer preciosa y tiene una sonrisa que ilumina!
No lo dudes, el tiempo transcurre, pero el lazo de amor que las une es para siempre.
Feliz cumple a la princesa y también para vos, madre talentosa y sensible!
Muchos besos y un abrazo apretado!

Ana Galindo dijo...

Felicidades a Escarcha y a la hija de Escarcha por estos 17 años de proyectos en común, de sonrisas luminosas, de carcajadas sonoras y de amor incondicional.
Feliciades y mil besos.

Enmascarado dijo...

Muy bonito alegato de cariño Escarcha.
Qué le vamos a hacer, es ley de vida, nos crecen y nos dejan con los recuerdos. Tarde o temprano, te volverá a buscarlos, y solicitará de tus muestras de cariño.
Mis felicitaciones por ese despilfarro emocional y por al cumpleaños de tu orgullo maternal.
Besitos.

Gala dijo...

Felicidades a tu niña Escarcha!! y a ti por esta carta porque has hecho una imagen perfecta de como las madres ven crecer a sus niñas y de repente un dia complen 17, se hacen mujercitas y la madre solo piensa en como pasa el tiempo, y como se le escapa de las manos...
pero ella.. tu niñita.. siempre está en ti.. y seguro que es feliz..

Muchisimas gracias por compartir con nosotros estas letras, lejos de tu modus operandi habitual...
Me gustó mucho..

Besitos mediterráneos.

peregrino dijo...

Muy lindo Madre, seguí disfrutándola, sigan compartiendo. Los hijos son lo más bello que nos regala la vida. Luego vienen los regalos de los regalos y las nuevas aventuras de aprender a disfrutar de los niños y los vínculos de otras maneras...Te lo digo por experiencia ahora que me anunciaron que voy a ser abuelo por segunda vez...

Little Moon . dijo...

Hola Escarcha felicidades a las dos , un beso de Lm .

MIMOSA dijo...

Es una preciosa mujer, con una hermosa sonrisa y una inmensa mirada, una belleza de linaje la que nos dejan las Escarchas!!!
Tendrá presente cuanto en este camino de ti haya aprendido y lo sacará en el momento más inesperado, sorprendiéndose a sí misma de todo aquello que sin saberlo habrá heredado.
La vida, mi querida amiga, nos los presta por un tiempo, luego les regala unas alas y nosotras, instructoras, los enseñaremos a usarlas, con amor, con ternura, con respeto y eficacia, deseando verlos sonreír como hoy luce esa sonrisa.
Felicidades a la princesa y muchas más a esa Escarcha instructora y gran mujer!!!
BESOS MILES (a repartir, je,je)

Shorby dijo...

Pero qué entrada más tierna y preciosísima!!! =)
Me ha encantado!!
Muchas felicidades! =)

Besotes

Musaraña dijo...

Sois preciosas!! No imagino mejor regalo que tus letras. Me hace muy feliz ver esas sonrisas...

Un beso fuerte, y felicidades!!

Ay como pasa el tiempo!!

chalyvera@gmail.com dijo...

El tiempo pasa tan veloz que le gana a nuestros recuerdos mas queridos de cuando nuestros hijos eran unos bebes.

Pero siempre estaremos a tiempo para vivir con ellos los tiempos actuales.


Besos

MORGANA dijo...

¡¡¡Guapassssssssssss!!!Maravillosa entrada que dedicas a esta hermosura de hija que tienes.Ya sabes "De tal palo,tal astilla"
Millones de abrazos para ambas.

JOAQUIN DOLDAN dijo...

derrítase un poco escarcha!

La Zarzamora dijo...

:)
Precioso eso que le escribes.

Se ven relindas ambas.
Ay los hijos!!
Es lo único por lo que vale la pena seguir luchando siempre.
Besos, Escarcha.

Related Posts with Thumbnails