Monstruos que retozan en este sitio:

lunes, 20 de junio de 2011

El poeta (I)


“Musa, invades el cruento submundo de mi mente, corroes mi cimiento dejándome tan sediento como hambriento, un día próximo, un segundo más tal vez, y las osamentas de mi escatológico ser correrán tras tu trémula piel para rasgarla y convertirme en un carroñero huyendo por los derroteros de mis letras, de mi vida, de tu vida, de lo que queda de tu vida… de tus sabios latidos ignorantes de su próximo silencio.”

La miró esperando una respuesta y ella sonrió estúpidamente sin saber lo que le decía, imaginando que algún día los halagos serían cascotazos y no se daría cuenta.

-¡Poesía!- pensaba- que mierda entiendo yo de poesía, a mi dame matraca- y mientras terminaba la frase se lo imaginaba desnudo, saltando sobre ella, abriéndole las piernas con brutalidad.

El muchacho esperó en vano alguna reacción y luego de unos momentos se levantó en silencio.

-Gracias por venir de nuevo Sofía- le dijo mientras sacaba unos billetes y se lo ofrecía con esa timidez que lo caracterizaba. Las manos blancas casi azuladas contrastaban con las morochas de ella.

Salió del departamento contenta y un tanto desilusionada también.

Él le ofreció dinero para ser su musa, al principio tuvo que explicarle la oferta porque se ofendió un poco sin saber que significaba “musa”, ese día Sofía retrocedió un paso con los nudillos duro y le gritó: ¡yo no hago ese tipo de trabajo che! Yo soy honrada, cuando quiero matraca me tiro a quien yo quiero y cuando quiero, sin que me paguen.

El poeta tardó unos cuantos segundos en entender lo que la mente de la muchachita había imaginado y con vergüenza le explicó que sólo quería su belleza unos minutos, tal vez media hora, uno o dos días a la semana, para que su mente lograra encontrar la inspiración que parecía estar escondida bajo la maleza de sus delirios.

Esa fue la primera explicación, tuvo que haber dos más hasta que ella captara la idea.

En un mes había estado en la casa 8 veces, se sentaban y tomaban café.

A Sofía le hubiese gustado un mate con chipaco, pero el poeta sólo tomaba café.

A Sofía le gustaba el hombre y le hubiese gustado tirárselo, pero el poeta sólo quería escribir.

Cerró la puerta y caminó por la vereda oscura, alumbrando con el celular el camino de vez en cuando.

Ahora que estaban en invierno tendría que decirle que la llamara un poco más temprano, a esas horas, por esos lugares... era un peligro.

-Espero que no me roben- se dijo y agregó sonriente – ¡espero que me violen, pero que no me roben!

Pensó en el poeta, las últimas poesías le dejaban una sensación extraña en el pecho, no entendía de lo que le hablaba pero había palabras que sonaban oscuras, le inspiraban miedo. Una angustia absurda la dominaba por horas hasta que lograba olvidarlo.

Se decidió a que la próxima vez lo grabaría con su celular y le preguntaría a un amigo que tenía, que era un intelectual (o al menos así le parecía a ella porque él usaba anteojos), qué querían decir aquellas palabras.

...continuará

11 comentarios:

Bee Borjas dijo...

Aaaaauuuuuuu! Leo este texto y se me vienen a la mente las siguientes frases:
"Matame si no te sirvo" "Pegame y llamame Martha" y demases groserias impropias de una dama educada en un colegio de monjas! JAJAJA! Diana, este poeta está fenomenal! Con razón la chica está como loca!!! La verdad, si me destripara no me preocuparía en absoluto! Que se venga la continuación, genia!
Besos brujos!
P/D: Patri Nasello, aún no puedo comentar en tu blog... "Inmigrantes" es maravilloso! Te voy a dejar comment mediante el Facebook. Besazos!

Andri Alba dijo...

Dios mío, qué suspense!!!

Yo ya estoy loca por saber, no tardes mucho en publicar, estaré muy atenta.

Tardé en venir desde que viniste tú, pero estoy aquí con los sentidos y la atención puestas en tu blog.

Un abrazo mi querida Escarcha.

Julie dijo...

Un buen texto. Imagino que en la segunda parte me aclares la intriga que has dejado. Me gusta, Escarcha. Escribes muy bien. Un abrazo.

Miss Bittersweet dijo...

Ay, me da miedo lo que ese poeta pueda estar escribiendo sobre su pobre "musa", pero seguro que me sorprendes gratamente con uno de tus fantásticos finales! :) un besote.

Carlobito dijo...

Wow, impresionante la poesía que inspira Sofia... espero que solo sea poesía y no los deseos de un necrófago en potencia.

Espero con ansias la continuación :)

Saludos amiga

Patricia Nasello dijo...

Querida amiga, como siempre que escribís estos cuentos largos por entrega, me dejás con el alma en la boca.
No tengo la menor idea de cómo pensás continuarlo ...así que
NO DEMOREEEEEEEEES.

Hoy en córdoba es una tarde helada y lluviosa, tu cuento ha logrado hacerme sentir igual que la joven: caminando sola por un lugar peligroso.

Besos ateridos

Shorby dijo...

Como siempre, esperando la continuación mordiéndome las uñas =)

Besotess

escarcha dijo...

gracias por comentar amigos!!!!

La Zarzamora dijo...

Una musa andariega, en otro mundo paralelo, que no ofrece poesía sino la realidad más prosaica y cruenta.
Besos, Escarcha.

La Zarzamora dijo...

Una musa andariega, en otro mundo paralelo, que no ofrece poesía sino la realidad más prosaica y cruenta.
Besos, Escarcha.

MIMOSA dijo...

Lo bueno del asunto de llegar tarde, es que no tengo que esperar a tus.....continuará, je,je,je.
Que decirte tiene que voy afanosa siguiendo las miguitas de pan que rastrean el camino de seguir esta historia hasta el final a pesar de la hora que es, pues bien saber dejar la miel colgando del labio, ummmm!!!
BESOS A RAUDALES CON TODO EL CORAZON!!!!!

Related Posts with Thumbnails