Monstruos que retozan en este sitio:

lunes, 28 de febrero de 2011

MIEDO

Las noches con pesadillas y miedos no le dan tregua, siente que se hunde y piensa que tal vez llevando todo esto al extremo, tocará fondo, y podrá de una vez y por todas salir a flote.
Si. Tiene que tocar fondo.
Los temores han regresado. Miedos de niña, miedos que a otros les parecerían divertidos pero que a ella la dejan exhausta, con mañanas en desvelo, con desayunos entre ojeras y media mañanas con pocas ganas de comer su acostumbrada manzana.
Esa noche sin dormir tiene que ser la última, o al menos la última sin hacer nada por remediarlo.
Llevará su problema hasta el límite y se exigirá romper barreras, aplastar fobias. Necesita un poco de normalidad, añora la rutina.
¿Por qué mira bajo la cama antes de acostarse? ¿Qué la lleva a inspeccionar el ropero noche tras noche? ¿De donde provienen los ruidos que cree escuchar? ¿Por qué siente alivio ante la mínima partícula de luz que entra por la ventana al amanecer?
Tiene que tocar fondo, tomar impulso y volver a resurgir. O la poca salud mental que le queda seguirá cayendo por un abismo que, a mayor profunidad, mayor presión ejerce. Un día reventará y dejará de existir, sus miedo habrán podido más y será sólo la sobra que cuelga en el diente de un espejismo cruel.
Tomará todos sus temores y se bañará en ellos, no hay otra salida.
Las diez de la noche indica el reloj, toma una manta, una almohada, un sillón plegable y se sienta casi al final del patio de su casa, entre los naranjos y limoneros, a pocos metros de la tapia perimetral.
Ha apagado todas las luces y con el corazón estremecido se ha ubicado en ese lugar para dormir o morir.
Las sombras, la oscuridad, los sonidos, la soledad, la incertidumbre y ella, todos juntos en una noche que será clave en su recuperación o en su caída final.
Los murmullos han comenzado, abre los ojos grandes y mira buscando el origen, se sienta y deja de escucharlos. Los árboles se mueven arrullados por el viento cálido del norte.
Reza. Como nueva estrategia... reza.
El perro del vecino ladra y casi cae por el sobresalto.
Se recuesta en el sillón, tapándose hasta la cabeza, aprisionando la almohada contra sus oídos, pero mientras más lo hace más escucha los susurros.
Siguiente recurso: no perder la calma e intentar comprender lo que dicen las voces.
Escucha.
Levanta el rostro espantada, mira hacia debajo del sillón, no hay nada.
Se para temblando.
Toma la almohada y la escucha... ¿cómo no lo había pensado antes?
Se da media vuelta horrorizada y busca.
Vuelve a poner el oído y escucha. La almohada le habla. Ahora logra escucharla.
Llora.
Tiembla.
Grita estremecida, rasgándose la traquea con el horror de las certezas, corre sin sacarse la almohada del oído.
El rugido llega desde la punta del naranjo y una sombra negra vuela llegando primero, anticipándose a los pasos desesperados, bloqueando la puerta con su cara carcomida por el horror del infierno.
La mujer cae y grita mientras la bestia se tira sobre ella y la devora.
En su último momento de lucidez aun escucha a la almohada con las voces desenfrenadas que le susurran: "él te espera fuera de tu casa en la oscuridad, no salgas, nunca salgas, él te espera con la febril necesidad de subyugarte y robarte el alma. No salgas. ¡Nunca salgas de noche!"

16 comentarios:

Bee Borjas dijo...

Genial Diana!!!! Venía con un lunes medio contrariado y vos me transportás a otra dimensión! Mi Dios! Y pensar que la almohada le estaba avisando....CLAP CLAP CLAP! Aplausos y besos amiga!

escarcha dijo...

BESOS BEE Y ESPERO QUE TU LUNES MEJORE!!!

Torcuato dijo...

Diana, vas a conseguir que vuelvan los miedos de cuando niño. :-)
Besos.

escarcha dijo...

Torcuato!!! que bueno tenerte por aqui!!
un beso che

Patricia dijo...

E S P E C T A C U L A R!!!
¿Hay otra expresión para decir me encantó?
Diana, amiga, estás rompiendo tu propia marca.

Besos

Shorby dijo...

Estupendo =)
Una serie de tópicos que describen a la perfección el significado de la palabra.
Me ha gustado mucho, para variar jejeje
Un besote!

escarcha dijo...

gracias por pasar y leerme Patricia!!!

Shorby, me alegra que te gustara, un beso mujer

MORGANA dijo...

Como siempre...espectacular.
Me atrapaste.
Tienes un regalo en mi laberinto.
Besos.

escarcha dijo...

Besos mi dulce y fuerte Morgana!!

José W. Legaspi dijo...

Todavía siento esa rara mezcla que me provocan tus escritos, placer estremecido, estremecimiento de placer, ya no sé qué palabra articular. Querida Diana, mi sincero aplauso...

escarcha dijo...

LEGASPI!!! me encanta que me visites!!!!
un abrazo amigo

MIMOSA dijo...

YA ESTOY!!! YA ESTOY!!! OTRA VEZ EN CASA!!!! ¡¡¡¡¡TE ECHE MUCHO EN FALTA!!!! ARGENTINA SE ACERCA POR MOMENTOS A MI ORILLA, VERAS QUE PRONTO NOS LLEGA!! VIAJASTE CON NOSOTRAS EN NUESTROS PENSAMIENTOS Y EL CIRCULO SE IRA AMPLIANDO, ESTOY SEGURA DE ELLO!!!
BESOS CON TODA MI ALMA QUE VUELAN RAUDOS HACIA ALLA PARA POSARSE EN TU CARA!!!

MIMOSA dijo...

Bueno, después de la emoción de volver a casa y este recibimiento, me pondré seria y describiré tu cuento:

¿Miedo? Gracias a que no lo leí antes de irme, porque me hubiera muerto yo solita en el hotel, probablemente hubiera trancado la puerta con los muebles, el tipo de la habitación de al lado no me gustaba nada, je,je,je.
¡NO PODIA HABERLO GRITADO LA ALMOHADA! Esta noche le prestaré más atención a la mía, seguro que me dice: ¡cuidado con Diana! (Ja,ja,ja, bromas)

BESOS INMENSOS!!!

escarcha dijo...

jajajaja
BESOS INMENSOS AMIGA!!!

Galdres dijo...

Ah, la buena almohada contándonos cuentos.

Me ha gustado mucho. Me encantó la parte: "Como nueva estrategia... reza" Se alcanza a sentir el susurro de sus rezos.

Un abrazo.

escarcha dijo...

Gracias por pasar Galdres!!

Related Posts with Thumbnails