Monstruos que retozan en este sitio:

domingo, 30 de enero de 2011

Gárgolas (final)

Evitó tocarlo durante la hora que estuvieron en el bar y él comenzaba a sospechar que algo andaba mal hasta que ella le propuso ir al edificio abandonado.
Hernán trató de ocultar su premura e intentó abrir la puerta con calma, pero tiró la llave una vez y no atinó a dar con la cerradura hasta el tercer intento.
Catalina se mantuvo serena y sonriente.
Tenían que entrar por el edificio nuevo y luego cruzar la puerta que los comunicaba con el sector viejo, al subir las escaleras él aprovechó para tomarle la mano. Catalina estaba helada. Por intuición tal vez, la soltó, y al instante se sintió arrepentido. Tendría que haberle preguntado si le hacía frío, darle su abrigo, pero ahora no se animaba.
Al llegar al archivero ella estaba muy agitada, hubiese jurado que debajo de aquel labial rosa tenía la boca con un morado mortecino.
Cuando entraron, Hernán no supo que hacer, la situación le resultaba inusual... en realidad, ella lo asustaba. No lograba descubrir que había en aquella mujer y se arrepentía de encontrarse en esa situación con una extraña.

La miraba atentamente mientras ella caminaba por la habitación lentamente, con las manos juntas en el pecho.
Volteó de repente.
-¿Me amas?- le preguntó inesperadamente y bajo la débil luz de la habitación pudo ver la palidez lánguida del rostro.
Hernán retrocedió, había algo en la mujer que carecía de todo matiz de normalidad.
El hombre permaneció en silencio.
Ella se acercó.
-Quiero que me ames, no se vivir en soledad- le aclaró y al hacerlo pudo sentir en su aliento el olor nauseabundo.
-En todo momento se mantuvo lejos de mi para que no la sintiera-pensó y no quiso sacar mayores conclusiones... temía lo que pudiera descubrir.
-No voy a ser piadosa contigo, tampoco te pediré las cosas con suavidad. Lo que deseo, lo tomo. Me gustas, tu calor me causa placer, el palpitar de tu corazón me reconforta y cuando éste se calle al menos tendré tus manos para tomarte y no sentir como me doblega la soledad. La eternidad es dolorosa cuando la habitas sin un par de manos para tomar- y diciendo esto levantó los brazos y puso los ojos en blanco, un inexplicable viento surgió de la nada abriendo la puerta de madera y empujándolo hacia adentro.
Hernán gritaba y trataba de asirse a todo para no ser tragado por la habitación contigua. En la lucha logró ver el cuerpo de Catalina exánime y aun más pálido que unos momentos atrás.
La calma regresó cuando el hombre cayó en medio de la vieja habitación y la puerta de madera se cerró con fuerza.
Se levantó despacio, temblando ante la imponente imagen de dos gárgolas.
Eran dos monstruos sentados, uno de ellos con las alas plegadas en torno a su cuerpo y el otro con las alas abiertas de par en par. Al mirar a la segunda descubrió que tenía cuerpo de mujer. Esperó uno momentos conteniendo la respiración. Sin saber que hacer. Se arrastró unos centímetros tratando de no hacer ruido, de acercarse a la puerta sin que el aire se enterara de que aun vivía. Cuando vio de soslayo que estaba cerca se dio media vuelta sólo para encontrar el cuerpo de otra mujer apoyado en la pared.
Hernán gritó desesperado, aturdido, casi enajenado.
Nunca escuchó cuando la gárgola se le acercó lo tomó con las pezuñas y comprimiéndolo contra su pecho, cerró las alas en torno a él.
Los gritos de Hernán se escucharon unas cuantas horas más.
La primera gárgola esperó a que el hombre de su compañera dejara de luchar y recién ahí, ella también abrió sus alas, dejando caer un polvo espeso con pequeños restos de huesos.
Con una profunda exhalación tomó el cuerpo de la otra mujer que se encontraba dentro y se preparó para salir a buscar un nuevo amante.
Cada diez años, cuando sus amados quedaban reducidos a polvo, furiosas y deshechas por la soledad, partían en busca de un nuevo hombre que les diera el calor que sus pétreas almas anhelaban.
Antes de cerrar la puerta miró a su compañera... la gárgola sonreía satisfecha.

fin

19 comentarios:

MIMOSA dijo...

AAAAAAhhhhhhhhhhh! ¿Qué pasó con mi comentario? Porras no se guardo!!!.
Me vuelvo a leer el texto, porque bien sabes que mis comentarios son mi primer impulso al leer, me cachís, ahora no me acuerdo que puse, veamos que depara la segunda lectura.
Ahora vengo. Sigues sin besos

MIMOSA dijo...

Cobró vida la mujer de piedra y sació su apetito que cubrieron el tiempo marcado.
Me imagino esos gritos de Hernán, terroríficos sin duda.
Siempre vale la pena esperar el final, grandioso final.
(seguro que mi anterior comentario fue mejor, me fastidia un montón)
Te ganaste todos los besos guardados, pero ¡CUIDADO!! ¡¡SON DE PIEDRA!!!
Ja,ja,ja.
Besos alados.....

escarcha dijo...

jajaja me encanta leer tus comentarios mujer!!!!
GRACIAS POR PASAR
SALUDOS

MORGANA dijo...

Joer,Escarcha,¡¡¡Menudo final!!
Ni siquiera me lo imaginaba...una pasada de bueno.
Besossssssssssssssssss.

escarcha dijo...

BESOS CON FUERZA DE GARGOLAS INMORTALES MI FUERTE MORGANA

Bee Borjas dijo...

Ayyy Escarcha! No sabès lo que me pasó!!! Leí el final hoy x la tarde y al querer dejar el comentario PAF! se me colgó la PC y encima nos teníamos que ir!!! GGGGRRR!!! Bueno, al grano. Nena me dejaste de una pieza. Te cuennto un secreto: Desde que supe de la existencia de las gárgolas, siempre experimentè un sentimiento ambiguo. Por un lado me dan un susto bárbaro y por otro me atraen totalmente. BRILLANTE la historia reina Diana! Final a todas luces! Abrazo grande mujer!

escarcha dijo...

A Mimosa le pasó lo mismo, quiso comentar y no pudo, creo que las gárgolas están jugandome en contra jajajaja
GRACIAS POR PASAR MUJER!!!!

Noe Palma dijo...

bueno, gracias por visitarme, prometo pasar con tiempo a leerte, en serio! mil besos...

Marie dijo...

woooaaa siempre me han encantado esas miticas criaturas!!Que bueno que el que quedo reducido a polvo en esta historia fuese un hombre jejeje...no tengo nada contra ellos es solo que...en muchas historias nos ponen a las mujeres como las pobres indefensas...en tus historias las mujeres tenemos el poder jejeje
Besos!!

Patricia dijo...

YujUUUUUUUUUUUUUUU, AULLANDO ME HAS DEJADO DIANA!!!

escarcha dijo...

gracias NOE, MARIE Y PATRICIA POR PASAR, LEER Y COMENTAR.
UN BESO MUJERES

Musaraña dijo...

Esta vez hice trampas y lei las tres partes de un tirón en lugar de leerlas durante estos dias...Quizás esté mal, pero me hubiera muerto de la intriga. Sólo tu sabes crear esa intriga. Me ha encantado el relato!

Un saludo

escarcha dijo...

gracias Musaraña!!

Shorby dijo...

Me encantan las gárgolas =)

Me ha gustado mucho, a la altura de los anteriores, no decae la narración en ningún momento.
Felicitacionessss!

Un besote!

escarcha dijo...

gracias Shorby!!!
un beso amiga

Humberto Dib dijo...

Escarcha, te vi en muchos blogs y nunca pasé por aquí, así que tu visita a mi espacio me sirvió como justificativo perfecto para venir a visitarte.
Excelente texto (tuve que ir hasta la parte I para seguirlo) y un blog muy bien cuidado.
Desde hoy seré uno más de tus seguidores, así estaremos en contacto.
Un beso enorme.
Humberto.

escarcha dijo...

gracias Humberto!!!
NOS ESTAMOS LEYENDO
un abrazo!!!!

Ana Galindo dijo...

Devoradoras de amantes, para no convertirse en piedras constantes...No sé por qué pienso que algunas personas actúan así. Con menos terror, pero no con menos saciedad.
Dios nos libre de sus pezuñas (o de convertirnos en uno de ellos, jejeje)

Magnífico, querida Escarcha

escarcha dijo...

GRACIAS POR PASAR ANA!!!
UN ABRAZO MUJER

Related Posts with Thumbnails