Monstruos que retozan en este sitio:

jueves, 14 de enero de 2010

¿La conoces?


¿Conoces la historia de la mujer que llora en noches sin luna?
¿Qué se pasea por las calles, arrastrando los pies descalzos?
Ella tiene las manos con huesos deformes, las uñas amarillentas y agrietadas.
Las ojeras verdes contrastando con la palidez mortecina de un rostro ajado por las desventuras.
El gemido se asemeja al lamento de los gatos en celo y escudriña las noches ganándole a los pasos presurosos de los que huyen cuando la escuchan llorar.
Gana porque no se puede eludirla.
Ella existe para recordarte que el terror despierta cuando el sol se oculta, que lo inexistente se levanta y sale a arrastrar cadenas.
Ella te busca porque tu vida merece ocasos y oscuros túneles llagados y pestilentes.
Tu ciego y solemne estuche de vida decorado en dorado gastado ha sido sorprendido por la danza adormilante de la rutina.
Quiere que la sangre corra desbocada dilatando las venas y machacando el corazón infernalmente aterrorizado cada vez que la oyes.
Cuando el camino se hace taciturno y la lucha es insalubre y aburrida yo sé que buscas excusas para salir a la calle acompañado de soledades a buscar cambios o bruscos saltos que te despierten.
Cuando la adrenalina te revitaliza es cuando crees verla doblando la esquina, maullando como gato, arrastrando pies y lamentos, levantando las manos deformadas, señalándote.
Porque esa noche... vino por ti.
Te apuras y aún así los lamentos se acercan. Ya no intentas volver el rostro porque el aliento a podrido te calienta la nuca y por ratos las uñas te rozan los codos y la piel se te eriza porque te va a agarrar.
Corres, abres la puerta y la cierras dando un portazo, echándole llave con dificultad, te alejas y ella la golpea, la patea y llora un rato parada bajo la tenue luz que da el foquito de 75 wats que tienes en la entrada.
Ella existe para recordarte que la sangre puede enloquecer y el corazón asomarse por encima del piso quince. Quiere que te olvides de la rutina en las noches sin luna y que recuerdes que una vez escapaste... dos no lo harás.

(¿La escuchas? Ahí llega. ¡Sal a caminar!)

5 comentarios:

nonis dijo...

hola escarcha, muy bueno tu posteo, mientras lei me corria un cierto frio por todo el cuerpo y me hacia poner la piel de pollo, increible!!! muy muy buena y fuerte a la vez.. gracias por compartir... nonisortega

Musaraña dijo...

Lo que escribes al principio me ha hecho recordar la cara que tenia en las largas noches de estudio para los exámenes de la universidad.

Después a alguien despiadado sin corazón que me conozco....

Escribes desde las entrañas y lo sabes transmitir. Tiene un cierto encanto oscuro que engancha.

Muy bueno!

Gracias por tus comentarios :)

madroca dijo...

nhorabuena por tu post, me ha enganchado desde la primera línea, sabes mantener la tensión narrativa durante toda la lectura, te felicito por ello.
Espero poder leerte de nuevo pronto
Un saludo
Te invito a pasarte por mi blog.
http://destellosdelunayviento.blogspot.com/

Malena dijo...

CUÁNTOS MISTERIOS SE CONVOCAN ALREDEDOR DE LA PODEROSA
LUNA y CUÁNTOS POST´S DIVINOS
SE REDACTAN...!

EMOCIONES COMPARTIDAS!

MALENA

payador dijo...

Hola escarcha, gracias por leer mi texto.
son escalofriantes los tuyos
saludos
Anibal

Related Posts with Thumbnails