Monstruos que retozan en este sitio:

viernes, 31 de octubre de 2014

Tavo

Me invitaron a leer en el Colegio Laura Vicuña. La experiencia fue asombrosa.
Me encontré con un grupo de alumnos que, no sólo escucharon con mucha atención, sino que lograron crear un clima extraordinario. Me sentí muy cómoda con ellos y espero haber estado a la altura de lo que esperaban de mi.
Antes de irme uno de ellos se acercó para pedirme si podía escribir un cuento con él como protagonista.
Aquí está el texto.

TAVO

A Tavo le gustaba fabricar cosas con sus propias manos y regalarlas.
Los objetos que producía eran una mezcla extraña de elementos de la tierra que convergían casi de manera surrealista, formando esculturas abstractas.
Cuando las obsequiaba lo hacía con esa sonrisa extraña que lo caracterizaba. La mirada producía sentimientos oscuros, el que recibía el presente, lo hacía con entusiasmo pero sin saber qué hacer ante esos ojos que escudriñaban buscando algún tipo de reacción.
Era difícil mirarlo y no quedar un poco perdido en los miasmas de sustancias crueles.
Sus esculturas eran hermosas, pero cubiertas de un vaho que recordaba lo lúgubre, lo incierto.
Cuando se las colocaba en las casas, solían desaparecer por ratos apareciendo en los lugares menos pensados.
Ninguno lo admitía por miedo a pasar por ignorantes, pero creían que tenían vida propia.
Lo que nunca llegaron a presentir era la verdad que se escurría durante las noches y que ninguna cordura podría tolerarlo.
A Tavo le gustaba fabricar cosas con sus propias manos y regalarlas. Lo hacía porque ansiaba ser un ente omnipotente, un demiurgo de las sombras.
En cada una de sus esculturas una astilla de su esencia se escondía.
Con los años y con cada regalo, el muchacho parecía verse más delgado, perdía color, calor, a veces parecía ser transparente, hasta que un día… dejaron de verlo.
Y los objetos no pararon de moverse. Ya la gente no dudaba, era evidente que tenían vida, aunque todos ignoraban lo que realmente estaba sucediendo.
Tavo aún existía y lo hacía con mayor fortaleza, alimentándose de los sustos, socavando en la psiquis de los dueños de sus regalos.
Tavo reptaba de noche, invadiendo cuartos y robando pesadillas, aspirando el terror que fluía de los durmientes, haciéndose más grande, más sabio, más terrorífico.
Una noche las ventanas de todas las casas que poseían los recuerdos del muchacho se abrieron con fuerza, produciendo grietas en las bisagras, y aquellos que estaban despiertos lograron ver un ente oscuro que se escapó con una velocidad asombrosa, reptando hacia el monte que se levantaba cerca.
De ahí en más, los objetos pasaron a ser sólo eso. Nunca más se movieron.
Pero desde el corazón del bosque se sienten murmullos, a veces la tierra late, hay una energía extraña que hace huir a las tarántulas y víboras.
La gente a veces se queda mirando los árboles, como esperando que en algún momento emerja algo.
Todos lo piensan, pero nadie lo acepta en voz alta.
Tavo es ahora otra cosa y se prepara para regresar.

8 comentarios:

Peregrino dijo...

Bueh, por las dudas si llego a ver algún objeto fuera de lugar lo quemo o lo revoleo bien lejos. Muy bueno Diana, como siempre. Un abrazo virtualmente real

Chaly Vera dijo...

Hace tiempo que me di cuenta que Gustavo andaba medio raro.

Me alegro volver a leerte.

Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Genial!! como siempre. No me extraña que los dejases sin moverse...

Tavo debe de sentirse hoy alguien muy especial, y sobrenatural.

Bss, Escarcha.

Flor. dijo...

Cariño ... Mañana te leo , el relato hoy estoy un poco malita , ya que estuve en el hospital ingresada durante 13 días , perdoname vale , besitos de tu amiga Flor.

Flor. dijo...

Hola Escarcha , me dejaste con la piel de gallina , de verdad te digo que ahora tengo miedo por que vivo cerca de un monte lleno de árboles y pinos , señor esta noche ya no duermo , jajajajaja .
Tu relato , es muy bueno mi mas sincera enhorabuena , te deseo un feliz fin de semana amiga , besos de Flor .

Humberto Dib dijo...

Muy buen relato, y debe haber sido muy bueno para Gustavo formar parte de tu universo creativo.
Un abrazo.
HD

Levi Ackerman dijo...

Holaa Diana, ha pasado tiempo desde aquella vez en que nos conocimos, queria agradecerte por hacerme parte de esta historia, la verdad que me gustó mucho... Por algunos motivos no pude leerlo antes, pero me alegro que siga aqui. Siemplemente eso, agradecerte y decirte que me gusto mucho, ojala algun dia podamos volver a juntarnos. GusTAVO

escarcha dijo...

Hola Gustavo!!!!! me alegro que todavía recuerdes el texto. Un abrazo grande y seguramente nos volveremos a cruzar!!

Related Posts with Thumbnails