Monstruos que retozan en este sitio:

domingo, 14 de abril de 2013

ELLOS DOS, NORMALES COMO VOS Y YO (parte I)


Nunca supo que tenía ese don hasta que ella llegó a su vida.
Era como en los mejores libros de romance o las más sombrías películas de terror... estaba escrito en el destino, llegaría un punto de quiebre en el que sus vidas se unirían y nada, para nadie, volvería a ser lo mismo.
Ella tan tímida y alocada.
Él tan absorto en sus propias cavilaciones, siempre en estado de introversión.
Cuando la cruzó, un martes de febrero del dos mil trece, no supo de inmediato que era lo que pasaba. Estaba como desdoblada en varias. En el lado derecho caminaba una muchachita oscura, se sonaba los mocos con la manga de la camisa y no le importaba que los ojos abundaran en lágrimas; a su lado otra niña, idéntica a la anterior en su físico, pero más resuelta, sin complicaciones, parecía saltar sin prestar atención al llanto de su acompañante o la furia de la que seguía a su izquierda, vestida de gris, y dando puntapiés a todo cuanto encontraba en su camino. La línea terminaba con una más, vestida de invierno en el calor sofocante del mes en curso. Habría pensado que eran cuatrillizas si no hubiese sido porque las cuatro figuras se fundían y separaban cada dos o tres pasos, al cruzarlo se unificaron y sólo una se dio vuelta para mirarlo cuando él permaneció absorto por el espectáculo casi mágico.
Lo había visto un par de veces en perros agresivos pero nunca en humanos. Tal vez había encontrado un ser tan singular como él. Alguien que bien podría ser llamado “anormal”... ¿ella estaría al tanto de su condición?
Había experimentado un tratamiento para el desdoblamiento de personalidad en animales y con los años creía haber encontrado una cura.
Aborrecía tratar una cualidad de la personalidad, pero era evidente que en la sociedad en la que vivían, si las personas no se ajustaban a los parámetros de normalidad estaban destinados a ser parias o desperdicios, desechados y atados, en un hospital psiquiátrico.
Si él tenía el don para visualizar los desdoblamientos de personalidad, seguramente era porque podía tratarlos para desaparecer a los otros y que fuera uno el que lidiara con el entorno social de turno.

continuará!

4 comentarios:

Peregrino dijo...

Interesante Diana, muy interesante esta veta de investigar y tratar desdoblamientos de personalidad... ¡Espero por más...!!!!
p/d Pls. no nos hagas esperar demasiado...

Bee Borjas dijo...

Epa, doña Escarcha!!! Esta historia pinta alucinante!!! El tema del desdoblamiento me parece muy intrigante...
Que se venga la segunda, nomás!!!
Besos embrujados, Escarcha!!!

enletrasarte (omar) dijo...

la personalidad pasando el umbral que no le es propio, muy bueno
saludos

Ikana dijo...

Tener a más de uno rondando por el coco tiene que marear demasiado...

Related Posts with Thumbnails