Monstruos que retozan en este sitio:

lunes, 12 de marzo de 2012

Mayor tecnología

El día primero, cuando comenzó el final, una pelotita rebotaba por toda la pantalla. No logró concentrarse. Tenía que hacer un informe y completar un esquema para presentar en la reunión del jueves pero no logró concluir nada. Molesta pateó las paredes y golpeó el teclado dejándolo con varias letras menos.
El día segundo una frase corría de arriba a abajo, de derecha a izquierda por toda la pantalla, con una letra tan pequeña que no lograba distinguir lo que decía, pero que terminó por hacerla perder la paciencia. Nuevos destrozos, a la siete de la tarde tuvo que ir a urgencias por un nudillo fuera de lugar. Tenía que aprender técnicas de autocontrol. Estaba casi segura que ese problemita estaba solucionado, no se había roto los huesos de la mano en prácticamente una década. Pero el quid de la cuestión estaba en esa computadora que la desbordaba, arreglado ese tema su temperamento volvería a ser el mismo. 
El día tercero llevó la PC a un técnico y le explicó el problema, el hombre con una sonrisa de costado que intentaba dejar en claro que se dirigía a todo un experimentado en el tema, la tranquilizó diciéndole que estaba en un 99% seguro de que era un virus. Luego, experto e inexperta quedaron de acuerdo que dentro de 24 hs. se volverían a ver y que seguramente el problema estaría resuelto.
Esa noche, mientras veía a Freddy Krugger eviscerar a unas cuantas adolescentes tetonas, la frase comenzó a pasearse por la pantalla del televisor. Asustada, se acercó e intentó leerla, pero no pudo.
Esta vez no hubo estallido emocional ni violencia desatada.
Paseó por la habitación unas cuantas horas temiendo que aquellas épocas estuvieran regresando. No quería más pastillas. No quería gente diciéndole que pensar, que decir, que sentir, como encarar las cosas.
El día cuarto fue a retirar su computadora, el hombre de la sonrisa de costado la estaba esperando con un gesto magnánimo que superaba al del día anterior.
-Su PC no tiene nada- sentenció.
-Pero...-
-Seguramente, como es inexperta, tocó algo que provocó un desfasaje ocasional en la pantalla. Está revisada y testeada, no hay nada.
El hombre largó una catarata de explicaciones con términos que no había escuchado nunca y con una mirada casi de soslayo le dejó claro que el problema era ella, porque era estúpida.
Mientras lo observaba percibió un movimiento detrás del hombre, una pantalla sin ordenador se prendió sola y comenzó a emitir un silbido agudo, se tapó los oídos mareada. En letras amarillas, la frase, esta vez de un tamaño considerable, comenzó a pasearse de derecha a izquierda.
NO DEJES QUE TE TRATE COMO LO ESTÁ HACIENDO.
Escapó. Corrió varias cuadras hasta que dejó de escuchar el zumbido.
Se detuvo en una plaza y tratando de controlar la respiración se sentó.
No debía equivocarse nuevamente o esta vez no la dejarían salir. Tenía que calmar su mente y encontrar la forma de saber que era real y que no.
El celular sonó, había entrado un mensaje, cuando lo leyó un grito agudo le dolió en la traquea y dejándolo caer, reinició su carrera de huida.
El aparato tirado parpadeó unos segundos antes de que la sentencia se borrara:
CUANDO ESTUVE EN TU MENTE ME SEDASTE, AHORA REGRESÉ CON MAYOR TECNOLOGÍA, TUS PASTILLAS YA NO CALLARÁN MI VOZ.

11 comentarios:

MORGANA dijo...

Menudo relato Escarcha,me dejaste helada...espero que no me ocurra.La mente es más poderosa de lo que imaginamos....
Un besazooooooooo

peregrino dijo...

Muy bueno Escarcha... Mente y tecnología que combinación de terror tan bien lograda...!!! Felicitaciones...!!!!!!!

Bee Borjas dijo...

Me cache! Este mete miedo de verdad... Coincido con Osvaldo, que combinación letal!!!
Estás afiladita, eh?
Besos embrujados, morocha!

Enmascarado dijo...

¡Vaya escarcha!
Con este relato se pone uno en guardia. Terror psico del que te encierra sin más remedio.
Tienes un don "divino" para alterar la tranquilidad a cualquiera.
Saludos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Muy buen relato, Escarcha.

Mantiene, con una prosa ajustada al fin que persigue, un ritmo preciso del péndulo narrativo.

Provocas, tal como buscas, un fondo de terror en el lector.

Un abrazo,

Little Moon. dijo...

Hola Escarcha , eres la leche estaba super enganchada , ahora tengo miedo de coger el ordenador , y si me sale a mi ese letrerito , que horror , es estupendo me gusta mucho besos de Lm.

Gala dijo...

Siempre con ese arte para el suspense y el terror.
Me dejas a cuadros...
Me dio miedo,pero sobre todo porque la mente es el mejor y más imperfecto de nuestros aparatos tecnológicos, y lo tenemos dentro... no tiene un chip que podamos desconectar como un ordenador...
No podemos desfragmentarla ni borrar su disco duro...
tiene vida propia, y a veces nos traiciona sin remisión.

Genial como siempre.

Besitos mediterráneos.

chalyvera@gmail.com dijo...

La tecnologia nos devora cada dia y ni los caramelos nos sacan el mal sabor que nos deja.


Besos

Patricia Nasello dijo...

E X C E L E N T E H I S T O R I A!!!!!!!!

Amiga, de veras te estás perfeccionando ...y desperdiciando: qué hacés que no vas a ver a Spielberg?!

Por las dudas no haya sido clara: tus ideas son geniales, Escarcha. Mis felicitaciones

Y un beso enorme

Ana Galindo dijo...

Vaya terror que produce el poder de imaginar los efectos de la tecnología controlando nuestras vidas de manera inteligente. Ufff querida. Buenísimo. Felicidades.

Muchos besos, mujer increíble

LA ZARZAMORA dijo...

Me recordaste, 2001 ( la película).
Y me aterra pensarlo, pero algún día llegaremos a eso.
Besos, Escarcha.

Related Posts with Thumbnails