Monstruos que retozan en este sitio:

domingo, 1 de enero de 2012

Eliz ao uevo

Se metió en el balde de agua del perro y se dio una buena lavada frotándose con hojas mentoladas, dando especial atención a las axilas y los testículos, ¡esa noche habría fiesta!
El propietario de la finca no estaba y como se sentía segundo al mando era su deber cuidar de la propiedad esa noche, pero también estaba permitido divertirse. Escuchaba el alboroto en las casas vecinas.
Olfateo el aire y el olor provocativo a pólvora le picó el hocico.
Cuando pasaba un segmento de tiempo relativamente corto, el humano entraba en estado de efervescencia, perdía la compostura, se reía mucho, lloraba otro tanto, algunos se reconciliaban con sus semejantes y otros decidían abandonar la existencia. Él lograba reconocer que ese tiempo había llegado, entraban en crisis o salían de ellas. El humano suponía que existían segmentos en el tiempo, lo particionaban y creían que con ciertos rituales podrían atraer la suerte en algunos y olvidar lo malo de otros. Visualizaba al tiempo por trechos, no como algo continuo... o al menos eso le parecía. 
Y como había decidido ser parte de aquella comunidad, ahora le tocaba creer a él también.
Estaba decidido a dejar de ser un paria.
Nada le impediría ser parte de ellos, ni sus 20 cm de estatura, ni los colmillos que llegaban hasta las rodillas, ni su condición de carnívoro (¡para evitar problemas con los humanos había dejado de consumir su carne, de todas formas la de cerdo era igual de exquisita!)
Salió del balde oliendo a menta, mirando de reojo al doberman que aullaba quedo mientras temblaba en la cucha.
Una hembra apareció sudorosa por entre el pasto y se frotó las tetas.
Los fuegos artificiales comenzaron a encender el cielo.
Él miró todo sorprendido, cada siglo aquello mejoraba, una noche terminarían por encender el cielo en mil colores y estallaría el mundo terminando con los segmentos. El corazón la latía con tanto poder que de sólo ver aquel espectáculo se sentía efervescente él también.
Recordó los caídos, los amores enfriándose en el pecho, las pasiones que llegaron para devastarlo, el cansancio en los huesos. Mientras reventaban en el aire los colores, la tristeza se le hizo pesada, no pudo evitar llorar y sentir las ausencias. Estaba evolucionando, estaba mimetizándose con los humanos... ¿era eso sano?
tal vez debería ir a paso lento, permanecer por mas tiempo en estado primitivo, sin cuestionar todo, sin sentir con el alma incendiada. ¡Dejar de pensar tanto!
Se acercó a la hembra que se babeaba de gusto mientras se tocaba y le murmuró...
-Eliz ao uevo!
Retrocedió espantada y huyó por el mismo agujero por el que había salido.
Las palabras no eran lo suyo, ella buscaba carne que le de fuego, no a un paria que imitara a los grandes destructores.

11 comentarios:

Ana Galindo dijo...

Los parias siempre acaban huyendo.... Genial una vez más.

Ojalá que el nuevo año nos siga permitiendo disfrutar de momentos e intercambios con la poesía y las letras, y que sea pródigo en instantes creativos.

Besos y abrazos desde la Casa de la Lluvia

MIMOSA dijo...

Quizás a tu pequeño paria se le cumpla su deseo en este 2012, bien dicen que nada es imposible, aunque me pregunto si sabrá donde quiere meterse realmente......

Lo que si espero es que se cumplan los tuyos, que te inunde el amor, que no falten los besos, los abrazos y las caricias, la fuerza para seguir luchando, la alegría inmensa para repartirla, y que el cielo que te cubra, se llene de hermosos colores que te hagan de guía.

Te quiero mucho linda Escarcha!!!

ELIZ AO UEVO!!!!

PD: me gusta el cambio, y la foto de la cabecera más!

peregrino dijo...

Bueh, la verdad no lo lamento por el paría y no espero que se le de en el 2012...!!! Tus creaciones son muy originales, gracias por ellas. Que el 2012 te sea promisorio. Me gustaron mucho los cambios de diseño del blog. Un abrazo

Bee Borjas dijo...

Qué manera de empezar el año!!!
Esa descripción que hace el paria de los humanos, del fraccionamiento del tiempo y de las actitudes volubles es MEMORABLE! Excelente debut, mujer!
P/D1: Me encantó la nueva cabecera (yo acabo de cambiarla también)
Año Nuevo, cabecera nueva! ;)
P/D2: Decididamente Iván nació para las cámaras! Este chico es una cosa seria!!!
Besos brujos, diosa!!!

Gala dijo...

Feliz año nuevo preciosa.
Me encantó la reforma que hiciste en tu casa...
en cuanto a la entrada... genial como siempre.. y es que un paria es lo que tiene... degradación en estado puro.. menos mal que ella supo salir corriendo..

besitos mediterráneos.

La Zarzamora dijo...

Hay tanto paria destructor por ahí suelto... pero acaban cayendo, y sus máscaras también. Son patéticos y sólo logran engañarse a sí mismos. No tienen redención ni remedio.
Lo más lejos posible, mejor.

Feliz Año Nuevo, y que este 2012 que ya empiezas con cambio de look se avecine lleno de historias, de relatos escalofriantes y de nuevos sueños por compartir.

Besazos, Escarcha.

María José dijo...

Una entrada digna de tí ,mi querida Escarcha.
Me gusta tu reforma.
Millones de besos

Patricia Nasello dijo...

Una hembra que sabe lo que desea y no se conforma con menos. Ya se ve que nos es humana, las hembras humanas somos de conformarnos...

Me encanta el nuevo diseño de tu bitácora, querida Escarcha!!!!!

Quisiera poder desearte ELIZ AO UEVO, pero soy lo que soy: FELIZ AÑO NUEVO, AMIGA.

Un beso grandote

la MaLquEridA dijo...

Buen inicio de año con tu relato de hembras y humanos, te felicito.


Un abrazo.

Adivín Serafín dijo...

Juntarse a los humanos casi nunca es bueno.

Blogsaludos

Shorby dijo...

Buen empiece de año! jejejeje

Mis mejores deseos para ti y los tuyos =)

Besotes

Related Posts with Thumbnails