Monstruos que retozan en este sitio:

domingo, 26 de diciembre de 2010

las gemelas


Ya no tenían edad para esos trotes, pero se veían obligadas a correr y esconderse.
No molestaban a nadie, no entendían por que se metían en su casa, con linternas, a buscarlas de noche... siempre de noche ¿Es que acaso no descansaban?
Cándida y Romina se tomaban de las manos cuando los sentían llegar y se ocultaban en el ropero de la habitación que fuera de sus padres. Cándida, como hermana mayor debía proteger a su gemela. Romina lo sabía, así que ante el menor sonido se aferraba a ella y esperaba que la salvara.
Todo había comenzado hace casi un año, cuando estaban sentadas en las mecedores del patio de la casa antigua y no se percataron de los jóvenes hasta que vieron los ojos aterrados de aquellos. Desde ese día la casita en medio de la nada era visitada por curiosos casi periódicamente.
Allí estaban escondidas, una vez más, Romina lloriqueaba y Cándida le daba palmaditas en la encorvada espalda tratando de tranquilizarla, pero la veía temblar acurrucada bajo su pecho, espantada de esos entes, que la ira le desencajaba el rostro con cada minuto que pasaba.
Estos eran distintos, espió por el resquicio. Tenían cámaras y pequeños grabadores, luego entró un hombre bajito y rechoncho con sotana, tirando agua nauseabunda por doquier, haciendo cruces, rompiendo la armonía del hogar, exhortándolas a abandonar la casa que las viera nacer.
Tomó uno de los vestidos que aun colgaba de una percha, casi reducido a harapos y que se salvara del gran incendio, cubrió a Romina y abriendo de una patada la puerta salió enfurecida, rugiendo, era la primera vez que rezumaba ectoplasma por los ojos, la nariz, la boca. Se ahogaba en el líquido espeso, pero era tal la sensación de impotencia que se sentía desbordada. Ella no molestaba a nadie. Rugió, vomitó y gritó sobre ellos hasta que sólo quedo la cámara abandonada y el eco de los aullidos de los visitantes que huían sin mirar atrás.
El mudo testigo con su ojo electrónico captó cuando la vieja abría el ropero, sacaba a su hermana, y juntas desaparecían en las profundidades de un par de tumbas que se escondían entre los matorrales.

9 comentarios:

Bee Borjas dijo...

Què buena historia! Y decididamente Cándida es mi ídola total! Me encantó como los sacó corriendo a todos... Merde q no dejan vivir a los espectros en paz!Buenísimo milady!

MIMOSA dijo...

Joder! Eres fantástica chica!Una vez más lo hiciste, se tensaron y agudizaron los sentidos en la lectura, menteniéndome expectante.
Bravo! Ya te andaba echando de menos.
Gracias por cada uno de los escritos que nos has regalado durante estos meses, espero que el año nuevo traiga para ti todos aquellos sueños que desees ver cumplidos y por supuesto, más de esta imaginación tuya.
Un gran abrazo, sincero y lleno de todo mi cariño!!

escarcha dijo...

GRACIAS POR PASAR BEE Y MIMOSA!!!

MORGANA dijo...

Joerrrrrrrrrrrr,Escarcha...vaya con las gemelas....
Cuídate un mundo.
Besossssssssssssssss.

escarcha dijo...

UN BESO PARA VOS MORGANA!!!

FRANZ dijo...

Hay que tener cuidado entonces!!!
un abrazo

escarcha dijo...

un abrazo franz

MIMOSA dijo...

FELIZ AÑO NUEVO!!!!
BESOS Y ABRAZOS RECIEN ESTRENADOS!!

madroca dijo...

Nunca mires en los rincones oscuros de los armarios.

Un abrazo querida amiga

Related Posts with Thumbnails